viernes, 21 de octubre de 2011

Dos finales esperados

Ayer por la tarde recibimos la noticia del fin de la "lucha armada" por parte de ETA y la muerte del dictador libio Gadafi.

Sobre ETA, solo queda felicitarnos todos por este día que tanta sangre inocente e inútil ha costado, por fin parece que nos sacudimos la última rémora del franquismo. Sobre nuestra historia quedarán las 829 tragedias que, como una losa, esta caterva de asesinos nos ha dejado para siempre. Me entristeció que en las reacciones de nuestros políticos algunos hicieran referencia a que esa lucha armada no tenía cabida en una democracia, y es que ¿qué diferencia hay entre los muertos anteriores al 8 de Diciembre de 1978 a los de después?, la lucha armada es un error antes y después. En mi anterior entrada traté sobre el error de las guerrillas, los maquis, y para el caso de ETA asumo la misma tesis, el asesinato, la extorsión, el secuestro, en definitiva la estrategia del terror es de lo más deleznable, la practique quien la practique y es algo que no lleva a ninguna parte.

Solo queda desear que este fin de la lucha armada continúe con la total disolución de la banda y la entrega de armas y también que no surjan escisiones, como ocurrió en la propia ETA cuando los "poli-milis" dejaron las armas, o con el IRA y el surgimiento del IRA-Auténtico.

Sobre Gadafi, decir que si bien la eliminación de su figura política es una buena noticia, no lo considero en absoluto su asesinato. Si asesinato, una ejecución extrajudicial es un asesinato se mire como se mire y se aplique a quien se aplique. Este señor una vez detenido tendría que haber sido puesto a disposición de la justicia, bien en la Corte Penal Internacional o en la propia Libia, yo personalmente hubiese preferido la segunda opción, ya que considero que un país ha de ser por si solo el que cierre y cure sus propias heridas.


5 comentarios:

Xibeliuss. dijo...

Completamente de acuerdo en lo de Libia - bueno, yo casi prefería el Tribunal Internacional: no me acaban de convencer los "rebeldes", y con esta ejecución me gustan un poco menos todavía.
Y en cuanto a ETA: es una buena noticia y es hora de mirar hacia el futuro. A ver si somos capaces todos.

Saludos, Jose Luis

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Como habrás podido leer en mi blog no comparto tu alegría por el anuncio-teatrillo que ayer montó ETA.

La estrategia es clara, ya hace mucho tiempo que ETA decidió que la lucha armada ya no era la vía y poco a poco se ha ido politizando desde la muerte de Miguel Ángel Blanco que marcó el finde la ideología militarista. Tras los resultados de Bildu estaba claro que el fin de la ETA-militar estaba cerca. Pero el hacha con la serpeinete enroscada sigue en sus 13: habla de conflicto armado cuado lo único que ha habido son verdugos y víctimas (aquí mataba sólo un bando), sigue empeñada en negociar con España y Francia algo que es innegociable como es la integridad territorial y la libertad de los cudadanos vascos, siguen empeñada en no pedir perdón por su barbarie, igualando a víctimas con terroristas "exiliados y torturados por el Estado Español". A todo esto se une la no-entraga de las armas y la más que posible escisión interna entre el brazo más duro que siga una lucha pararlela. Seamos sinceros, lo de ayer fue un acto electoral montado por los participantes de la Conferencia Internacional: Bildu-PNV-PSE...algo bastante grave se acerca a partir del 20-N y si no tiempo al tiempo...por todo ello lo siento, pero no puedo compartir tu alegría.

En cuanto a Gadafi, creo que la gente se ha centrado en el morbo de ver al todopoderoso dictador de dictadores caido y muerto entre el zarandeo de un grupo de jovenzuelos que apenas saben que allá por los años '70 el Coronel eran visto como el Che de África, el líder anticoonialista tan alabado por la progresía europea y española por sus ideas de socialismo y panarabismo. Recordemos sólo el evento montado hace unos años por la progresía ibérica (PCE, IU,IR, juventudes socialistas, etc) en una conocida universidad de Madrid para hablar de socialismo-parabismo durante el cual Gadafi se drigió a los allí presentes por radioconferencia entre el aplauso general...y entre ese público había mucho que actualmente ocupan puestos de relevancia en el gobierno del Presidente Rodríguez.

Un saludo amigo.

Cayetano dijo...

Si hacemos un poco de memoria, vemos a Gadafi saludado por líderes europeos -de izquierdas y derechas-como Aznar, Zapatero o Sarkozi. Ayer un amigo, hoy un canalla porque ya no interesa. Está amortizado. Lo mismo pasó con Bin Laden o con Noriega. Utilizados por los yanquis cuando interesaba, machacados tiempo después. Hay que tener memoria.
Sobre lo de ETA, es un paso muy importante en su final. De cara a su galería es normal que quieran irse con la cabeza alta, sin reconocer que la cagaron y que han sido derrotados. Ellos venden a los suyos la imagen de héroes y salvapatrias. No van ahora a pedir perdón y esas cosas. Por otro lado, me imagino que algunos sectores de la derecha recalcitrante andan cabreados porque les hubiera gustado que fuera durante su mandato cuando tuviera lugar el adiós a las armas y no con estos de ahora a los que hasta la saciedad se les ha tachado de traidores, colaboradores y hasta coautores en los atentados terroristas, con esa ecuación injusta y falsa de ZP= ETA y lindezas por el estilo.
Un saludo.

Juan dijo...

Hoy me siento más viejo, pues Gadafi y ETA han formado parte de tod mi vida: desde 1968, la una y desde 1973 el otro. ¡Qué buena es la vejez cuando se acaban dos malvados de juventud!
Saludos y mis felicitaciones a los vascos por este primer finde en libertad de verdad. También a las fuerzas del orden, los principales artífices de esa victoria contundente: policial, moral y política.
También las gracias a Francia porque sin su verdadera amistad y colaboración, el triunfo hubiese sido mucho más doloroso y más largo de conseguir.
Saludos José Luis.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Muy probablemente hubiera sido ajusticiado de haber sido juzgado en Libia lo que, independientemente del debate sobre la pena de muerte, hubiera sido mucho mejor que un deplorable linchamiento como el que hemos visto. Nunca me ha gustado ver convertidos en embrutecidos asesinos a quienes han luchado contra quien ha sido lo que ellos son ahora.
Una prueba más de cómo la violencia engenda violencia y brutalidad.
Un saludo.