martes, 28 de diciembre de 2010

Nueva Versión del Cantar del Mío Cid

Acaba de salir a la luz un fragmento desconocido de la gran obra de la épica castellana, el Cantar de Mío Cid. 
Dicho escrito, ha sido protagonista indiscutido de la tesis del filólogo medieval Benavides Lega Jover, dicha tesis lleva como título "La épica europea en general, la española en particular y la castellana ya afinando mucho" .

Como suele ocurrir en estos casos, todo ha sido fruto del azar, ya que dicho fragmento del Cantar se encontró, por casualidad, entre los papeles viejos que el prior del Monasterio de Silos usa para encender el picón del brasero del refectorio, según palabras textuales del prior... "hijos míos a mi edad los sabañones me matan".

Y es que andaba un novicio avivando el fuego del brasero cuando unas letras en cursiva medieval llamaron su atención. Tras su restauración se ha podido transcribir su contenido.

El fragmento en cuestión, estaría incrustado en el acto de subida al trono de Alfonso VI, y hace que todo el significado e interpretación del Cantar a partir de ese punto varíe notablemente.

La escena que describe este nuevo párrafo es la siguiente:

"...juntáronse todos los nobles y señores de Castilla y de León jurando fidelidad al Rey Don Alfonso, cuando el Señor de Chumillo deslizose tras el buen Rodrigo y susorrole al oído, dice el conde de Lemos que van dos maravedíes a que no hay gónadas para pedirle al Rey que jure que no mató a su hermano Sancho..."

El resto de la historia creo que ya es conocida de todos....


¡¡¡Feliz día de los Inocentes!!!

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Mitos Navideños VI. Papá Noel


La tradición de Papá Noel, como casi todas las tradiciones, tiene cierto poso histórico, mucho de mitología y mucho de leyendas, alguna urbana.

Santa Claus, es una amalgama de tradiciones europeas y cristianas. El padre de Santa Claus es San Nicolás de Bari o San Nicolás de Mira. San Nicolás fue un obispo cristiano de la localidad de Mira, en la actual Turquía, del que se dice que ayudó a tres hermanas, que al ser pobres no podían aportar dote para una boda y por tanto estaban abocadas a la soltería de por vida. Se dice que San Nicolás se deslizaba por la ventana de la casa de las hermanas cada vez que una de ellas llegaba a la edad casadera, introduciéndoles una bolsa de monedas dentro de los calcetines que estas colgaban para que se secaran por las noches en la chimenea.

Cuando siglos después de la muerte de Nicolás, Mira es invadida por los musulmanes los cristianos rescatan sus restos que son depositados en la localidad italiana de Bari, de aquí la dualidad del nombre y el hecho de que en Oriente sea conocido como San Nicolás de Mira y en Occidente como San Nicolás de Bari.

Hasta aquí la parte cristiana del asunto, el contrapunto pagano de Papá Noel lo tenemos en las diversas tradiciones europeas de personajes que durante estas fechas repartían regalos entre los niños, en España ejemplos de estas tradiciones las tenemos en el Esteru cántabro, un leñador que deja regalos en las casas por Navidad, el Olentzero vasco, el carbonero que descendía de los montes con un saco de regalos, el Apalpador gallego o el Tío Nadal catalán, aunque este último no es una figura humana sino un tronco al que se le "dá de comer" a partir del 8 de diciembre y que cuando llega la Navidad se le dan golpes, antes se le quemaba, para que "cague" pequeños regalos y chucherías, y es que la tradición catalana navideña parece que es muy orgánica, ya que además de este "leño cagador", no podemos olvidarnos del también tradicional Caganer de los belenes.

La fusión entre San Nicolás y estos personajes tradicionales ocurrió en Holanda, donde San Nicolás se convirtió en el repartidor de regalos en Navidad. En Holanda la representación tradicional de Santa Claus es vestido de obispo y no la que todos tenemos en mente. De la mano holandesa la tradición llegó a su colonia norteamericana de Nueva Amsterdam, actual Nueva York. Y ahí permaneció latente Santa Claús hasta que en 1809 el escritor Washington Irving lo rescató en su sátira Historia de Nueva York, pero fue el poeta Clement Clarke el que dio la forma actual al mito de Papá Noel en uno de sus poemas,  aunque el Santa de Clarke era un duendecillo enano y delgado, este ya se movía en su tradicional trineo de nueve renos capitaneados por el también famoso Rudolph.

La imagen de barbudo gordinflón llegaría con el dibujante alemán Thomas Nast para las tiras navideñas en Harper's Weekly en 1863. Y para completar a Papá Noel solo nos queda hablar de su traje, y es que la vestimenta de Santa Claus es el origen de la leyenda urbana que atribuye el diseño rojo y blanco a Coca Cola, lo cual no es cierto, ya que estos colores habían sido utilizados antes de la famosa campaña publicitaria de las Navidades de 1931. Lo que ocurrió es que Coca Cola eligió estos colores, entre todas las representaciones de Santa Claus, por la coincidencia con los suyos corporativos y fue el éxito de dicha campaña el que universalizó la figura que todos conocemos de Papá Noel. Lo cierto es que esta ropa tan peculiar está basada en la vestimenta de la jerarquía católica de finales del XIX principios del XX, como bien se puede apreciar, por poner un ejemplo, en este cuadro de Pio IX (Pio Nono para los amigos):




Y para terminar solo me queda desearos unas muy felices fiestas a todos.


Fuente de datos: Wikipedia
Foto1: Santa Claus de Nast de 1863
Foto 2: San Nicolás Holandés
Foto 3; Papá Noel de la campaña de Coca Cola

viernes, 10 de diciembre de 2010

El Burgo de Osma

Con esta entrada espero poneros los dientes largos, y es que este pasado puente de la Constitución lo pasé en la localidad soriana de El Burgo de Osma.
 
Para la ocasión nos alojamos en el Hotel Termal de la localidad, que está ubicado en el edificio de la antigua Universidad de Santa Catalina, un edificio del siglo XVI, con un grandioso claustro renacentista y una vistosa fachada plateresca, además, la piscina termal está instalada en lo que era el antiguo aljibe, es decir, todo un lujo:

Pero no solo de baños y claustros vive el hombre, así que pasear por las calles de la localidad, es el segundo de los placeres que tiene El Burgo de Osma, y para muestra su Calle Mayor:


Una de las primeras cosas que llama la atención del visitante de El Burgo de Osma es el descubrir que una localidad relativamente pequeña cuente con una Catedral, la de "La Asunción de Nuestra Señora", y es que la sede episcopal de la provincia de Soria no está en la capital provincial, sino en El Burgo. Y lo ha sido al menos desde el siglo VI, ya que en las actas del decimosegundo concilio de Toledo aparece la firma del obispo Johannes, Oxomensis Episcopus.

La actual catedral, aunque gótica en su conjunto, es una amalgama de estilos, ya que conserva aún algún resto del primitivo templo románico, pasando por el barroco y el neoclásico; este último estilo vino de la mano del confesor de Carlos III, el burguense fray Joaquín de Eleta que trajo a los mejores arquitectos de la corte como Villanueva, Sabatini o Maella, los cuales dejaron también su impronta en la catedral. Del viejo románico solo queda la cripta del sepulcro de San Pedro de Osma, y lo destacable de este sepulcro-cripta es que conserva gran parte de su policromía original, y como una imagen vale más que mil palabras...

 Y es que el pueblo de El Burgo de Osma, rezuma historia por los cuatro costados, ya que estamos ante una de las localidades más antiguas de nuestro país, heredera de la arévaca Uxama, que posteriormente fue romana, visigoda, musulmana y cristiana de nuevo. Y todo ello ha dejado su huella, pero para verla completa hay que salirse a las afueras, donde se encuentra el yacimiento de Uxama. Es poco lo visible y mucho lo que queda por descubrir, entre lo visible, está la villa romana de los Plintos, la cisterna de agua que recogía el caudal proveniente de Ucero, a unos 16Km de distancia, y todo ello coronado por una atalaya árabe. Atalaya, construida sobre los cimientos de una casa romana, de las que el califato cordobés erigiera a lo largo de la frontera del Duero.


Desde lo alto de esta atalaya puede uno disfrutar de una de las mejores vistas del entorno:

 El día que yo subí tuve la suerte de estar en la más completa soledad, bueno solo, lo que se dice solo no estuve:

Y si a todo esto añadimos una gran gastronomía y un excelente vino, ¿puede uno pedirle algo más a un puente?

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Barnes Wallis

Casi en cualquier película que trate la II Guerra Mundial, El Día más Largo, Un puente demasiado lejano, Los Cañones de Navarone, Salvad al soldado Ryan, El Hundimiento, ... las tropas alemanas tienen siempre un distintivo común, los bunkers, esas estructuras semienterradas de hormigón, que albergaban armas de todo tipo, desde nidos de ametralladoras, artillería, , bases de submarinos, puestos de mando, etc, etc... y que tantos quebraderos de cabeza dan a los protagonistas de dichas películas,  y es que los alemanes usaron el hormigón mucho y bien.

Y es en la lucha contra estas fortificaciones en la que destacó nuestro protagonista de hoy, Barnes Wallis, y eso que no pisó nunca un campo de batalla.

Wallis, que nació un 27 de Septiembre de 1887, llegó a ingeniero gracias a las becas que le fueron concediendo, y es que el nacer en una familia numerosa y pobre es lo que tiene.

Wallis trabajaba para la empresa Vickers Armstrong, como ingeniero aeronáutico, y a comienzos de la guerra publicó un libro titulado "Estudio de un método para atacar al Eje", en él desgranaba un plan de ataque a la industria alemana, ya que sería esta el motor de todo el esfuerzo bélico del Eje. Este libro que podría perfectamente haber pasado sin pena ni gloria dada la temática técnica que trataba, llamó la atención del Comando de Bombardeo Estratégico de la RAF.

Así llegamos a 1943 cuando la guerra comenzaba su penúltimo viraje, y Alemania era ya un territorio vulnerable, cuando se plantea el atraque a la cuenca industrial del Rurh. Para ello la RAF piensa en atacar las grandes presas hidroeléctricas de la zona. Para conseguir, por un lado, la perdida por parte de Alemania de una de sus grandes fuentes de energía, y por otro inundar e inutilizar las zonas industriales, que quedarían totalmente anegadas.

Este plan, tan sencillo sobre el papel, tenía una enorme dificultad técnica, y es que estas presas hidroeléctricas estaban fuertemente defendidas, con gran concentración de baterías antiaéreas, dirigibles de defensa, y los pantanos contaban con mayas de protección antitorpedos, por lo que un ataque convencional se hacía francamente complicado.

Para ello el mando de bombarderos de la RAF recurrió a Barnes Wallis, el cual encontró la inspiración en un divertimento infantil, como es el tirar piedras contra la superficie de un estanque y hacer que reboten. Claro que para que el ataque surtiera efecto, la piedra había que sustituirla por una bomba de grandes dimensiones. El diseño de Wallis, consistió en una enorme bomba cilíndrica llamada Unkeep, que se haría girar en el interior del avión hasta las 500 rpm para ser soltada a baja altura sobre la superficie del agua, de tal forma que fuera saltando sobre las mallas antitorpedos hasta la presa, donde se hundiría y haría explosión en la base de la misma por medio de un sistema de presión hidrostática.



Para esta misión fueron seleccionados 133 hombres que recibieron el, poco original, nombre de Escuadrón X. Estos volarían con sus bombarderos Lancaster, modificados para albergar al ingenio de Wallis, hacia las presas alemanas y tratar de lanzar su bomba en el momento preciso y en lugar apropiado, algo que no era nada sencillo.

El 7 de febrero de 1943, por fin se autorizó la misión, y fueron seleccionadas como blancos las presas de Möhme, Eder y Sörpe. Para ello despegaron 19 bombarderos de los que llegaron a su destino 12. El resultado de la misión no llegó a ser del total agrado del mando aéreo por la pérdida de  un total de 8 aviones y 53 tripulantes. A pesar de ello consiguieron destruir las presas de Eder y Möhne, que supusieron grandes daños en las infraestructuras viarias e industriales de Ruhr, en el lado negativo los 1300 muertos, muchos de ellos mano de obra esclava de los nazis. Alemania tardó un año en volver a tener medianamente operativa la zona. Como nota curiosa, la escuadrilla que realizó este bombardero, la 617 de la RAF, eligió tras esta misión el lema de Luis XV, APRÈS MOI, LE DÉLUGE, es decir, "después de mi, el diluvio".

Pero la colaboración de Wallis con la RAF, no terminó aquí, ya que de él nacieron dos de las grandes bombas perforadoras de la guerra, consideradas como un prodigio de la aerodinámica, las llamadas Tallboy, de 6Tm, y Grand Slam, de 10Tm. Que fueron utilizadas como revienta búnkeres, en el ataque a bases de submarinos, en el hundimiento del acorazado Tirpitz, y en el Pacífico las utilizó la USAF para el ataque a comboyes japoneses.

Tras la guerra, Wallis siguió trabajando como ingeniero aeronáutico, siendo uno de los primeros en trabajar sobre aviones de geometría variable, lo que le llevó a participar en su último gran proyecto el Concorde.

Esta entrada va dedicada a mi compañero de trabajo Dani Peral que me contó la historia de las bombas rebotadoras. Los detalles más técnicos están sacados de la inestimable Wikipedia.

lunes, 15 de noviembre de 2010

U2 - Dragon Lady

Si alguien ha entrado aquí pensando que voy a hablar de un nuevo disco de una banda de rock irlandesa, capitaneada por un tipo que llama igual que se apellida un ex-presidente castellano manchego, ya puede ir cerrando el explorador, ya que la entrada no va de música, sino de aviones espías.

En concreto, el protagonista de hoy es el Lockeed U-2, apodado "Dragon Lady", toda una reliquia de la Guerra Fría que sigue estando en activo en nuestros días.

El punto de partida, es a comienzos de la década de 1950, cuando los aviones de vigilancia son meros bombarderos reconvertidos, es decir, vulnerables a fuego antiaéreo y a los cazas enemigos. Dado que el servicio de inteligencia norteamericano necesitaba de mayor operatividad, se saca una especie de concurso de ideas para las empresas aeronáuticas. Lockheed, encarga el proyecto a todo un ilustre, el ingeniero Clarence Johnson, que había sido el padre del P-38 Lightning, y del primer caza a reacción norteamericano, el P-80. Para este encargo Johnson alumbra una especie de híbrido con una gran envergadura, al estilo de un planeador, más el fuselaje del F-104 Starfighter. Aunque su diseño fue rechazado por la USAF, llamó poderosamente la atención de la CIA.

En esencia, este avión basaba su atractivo en la elevada cota de vuelo, por encima de los 20000m., lo que le hacía inmune a las armas antiaéreas del momento y totalmente fuera del alcance de los aviones de caza. Junto a esta característica, lo siguiente que hace único a este avión, es su extraña silueta, silueta que tiene sus ventajas en el vuelo a gran altura, pero que lo hace extraordinariamente difícil de maniobrar, y sobre todo, de aterrizar; hasta que punto que el piloto necesita de la asistencia de otro desde tierra, a veces, acompañándolo en un coche a lo largo de la pista de aterrizaje.

Su primer vuelo se realizó el 1 de agosto de 1955, y la óptica de sus cámaras fue desarrollada por Polaroid, si, la de las famosas cámaras instantáneas.

Debido a la naturaleza de sus misiones, que oficialmente no existían, los pilótos de los U2 tenían que dimitir de sus cargos militares para pasar a ser personal civil de la CIA. Para mantener la mascarada estos aviones se encuadraron en el ficticio 2º Escuadrón de Reconocimiento del Clima. Todo este teatro duró hasta el 1º de Mayo de 1960, cuando los radares soviéticos detectaron un U2 sobrevolando una de sus instalaciones nucleares. La defensa antiaérea soviética disparó una salva de 14 misiles SA-2, los cuales no hicieron blanco pero que crearon una onda expansiva que hicieron añicos al frágil avión. Su piloto pudo eyectarse a tiempo, pero no pulsó el botón que destruía los valiosos instrumentos de vigilancia. Los soviéticos mantuvieron escondido a este piloto hasta que Eisenhower declaró públicamente la inexistencia de estos vuelos, momento en el que presentaron al piloto y los restos del avión, quedando el presidente americano en un ridículo de lo más espantoso.

Claro que no hubo que esperar mucho tiempo para que los americanos y el U2 se desquitaran, en concreto la revancha llegó el 15 de octubre de 1962, cuando un U2 sobrevolando Cuba fotografió la instalación de plataformas de lanzamiento de misiles nucleares, había comenzado La Crisis de los Misiles.

Como resumen de las operaciones de estos aviones, se pueden citar todos los conflictos recientes, Vietnam, Pakistán, Israel e Irak, país este último, donde se supone que un U2 fotografió las famosas armas de destrucción masiva de Sadam Hussein.

En la actualidad, estos aviones, siguen en servicio 50 años después de su diseño, y los presupuestos del Pentágono no contemplan su jubilación, ya que hay planes para ellos, se dice, que hasta el 2020.

La pregunta es, cómo ha sobrevivido esta reliquia de la Guerra Fría en plena era de los satélites artificiales, la respuesta es que sigue siendo prácticamente imbatible por su altura de vuelo, y además, los aviones espía tienen varias ventajas sobre los satélites, como el poder moverse por objetivos concretos, y a intervalos irregulares de tiempo, ya que sacar un satélite de su órbita para fotografiar un objetivo fuera de su rango de acción no es algo sencillo, y además éstos siempre pasan por el mismo sitio a la misma hora, por lo que para hacer una secuencia temporal hacen falta varios satélites que pasaran a horas distintas por el mismo sitio.

Fuentes: Wikipedia, monografías.com y u2spain.babelfm.com

sábado, 6 de noviembre de 2010

Confesión de Antonio Álvarez, Exorcista de S.M. Carlos II

Hoy 6 de noviembre se cumple el 349 aniversario del nacimiento de Carlos II, el último rey de los Austrias españoles. A propuesta del blog amigo Reinado de Carlos II, para conmemorar dicho aniversario, me uno a los diversos blogs que en el día de hoy publicarán una entrada relacionada con dicho monarca y su época.

Para el efecto me he decantado por un relato, un relato inspirado en el supuesto Hechizo del que fue objeto el rey Carlos II, y que le ha hecho pasar a la historia como El Hechizado. Y es que sus problemas de salud y de incapacidad para engendrar un heredero se achacaron en la época a un hechizo mágico, y el pobre fue sometido a toda clase de rituales para "curarlo" de su mal. Uno de ellos fue un exorcismo realizado por un fraile asturiano, y en la figura de este exorcista es en la que baso mi relato:

Me llamo Antonio Álvarez de Argüelles, fraile. Siempre he sido fraile, no he conocido otra vida que la de mi comunidad de Asturias. Aunque he de decir,que no soy un fraile común, ya que he dedicado mi vida a la lucha contra el demonio en primera línea, al igual que las picas de los Tercios de Su Majestad, siempre he estado en la vanguardia del combate contra el Mal. ¡Ay! otra vez la soberbia... si de algo soy culpable es de soberbia.

Hace algo más de quince días que el Alguacil del Tribunal del Santo Oficio junto con el Notario de Secuestros me sacaron de mi celda, con gran vergüenza para mis compañeros de convento. Desde entonces me hallo en una cárcel secreta de la Inquisición. De mi estancia en esta prisión no me quejo, es voluntad de Dios y a El me debo. Además, mi condición de clérigo y la naturaleza del delito que me ha traído aquí, hacen que el Alcaide me trate bien, me cuida el alimento, se me permite la Eucaristía, la asistencia de un confesor y me ha proporcionado el papel y la tinta necesarios para escribir estas palabras. 

Por otra parte, la naturaleza del delito que se me imputa hace que me traten con sumo cuidado, ya que está afectada la más alta institución del Reino. No me han dicho quién me denuncia, pero ni falta que hace, sé que el responsable es Froilán Díaz, el confesor real, y quién me encausa es Juan Tomás Rocaberti, el mismísimo Inquisidor General. El delito de colaborar con el Demonio que enunció el Fiscal, tras las tres amonestaciones de rigor, ha sido inventado por ellos para tapar el suyo.

¡Fueron ellos quienes pidieron mi ayuda allá por el mes de Julio!, querían saber del hechizo del Rey, a quien Dios guarde. Yo no me negué, no podía negarme, mi vida es la lucha contra Satanás y mi lealtad al Rey era un incentivo más a la tarea. Mi siempre presente pecado de soberbia me perdió y el Demonio supo atacarme por este mi flanco débil.

Me trajeron a un muchacho extranjero, austriaco creo, poseída y degradada por el Demonio su naturaleza humana. El exorcismo se desarrolló según los códices y los cánones transmitidos de un exorcista a otro. Satanás luchó contra mi  y contra el poder omnipotente de Jesucristo Nuestro Señor con toda la virulencia habitual.  Finalmente, conseguí que  la Bestia me hablara y me confesó que el Rey se hallaba hechizado maléficamente para gobernar y para tener hijos. Que se le había hechizado cuando tenía catorce años con un chocolate en el que se disolvieron los sesos de un hombre muerto para quitarle la salud, envenenarle los riñones y corromperle. Los efectos del hechizo se renovaban en cada luna y en las lunas nuevas sus efectos eran mayores. Siendo la responsable de todo la difunta Reina Madre, que pretendía  así prolongar su gobierno más allá del periodo establecido de Regencia. Eso fue lo que me confesó Satanás, pero me engañó, me engañó y soy culpable, culpable porque el Demonio utilizó mi soberbia para perjudicar al Rey, al Reino y al Pueblo de Dios. De poco sirvió mi remedio de bebedizo de santo óleo, todo había sido una burla del Maligno.

Y ahora me encuentro aquí, en una celda de una cárcel secreta esperando el veredicto del tribunal, no creo que la pena sea grave, espero no ser sometido siquiera a Cuestión de Tormento para aseverar mis declaraciones, todo lo más, saldré de aquí Penitenciado y con obligación de portar un Sambenito durante un tiempo. No me preocupa, lo merezco, mi soberbia ha de tener su justo y merecido castigo, solo le pido a Dios que no se me prohíba continuar con mi lucha contra el Demonio.

martes, 2 de noviembre de 2010

El Krakatoa

En estos días está otra vez en los medios de comunicación un nuevo tsunami en la que es sin duda, la zona más caliente del Cinturón de Fuego, las costas de Indonesia. Es muy caliente ahora y lo ha sido durante toda la historia humana y geológica. Y si hemos de buscar un símbolo de todo esto, lo encontramos por derecho propio en el volcán de la isla de Krakatoa.

Krakatoa fue una isla volcánica situada en el Estrecho de Sonda, que separa Java y Sumatra. Sus actividades fueron registradas desde antiguo, y en el Libro de los Reyes de Java, encontramos descripciones muy gráficas de su actividad en los años 416 y 535 de nuestra era:

"un sonido fue escuchado de la montaña... el mundo entero fue sacudido enormemente, acompañado por la fuerte lluvia y las tormentas, pero no sólo no hizo esta fuerte lluvia extinguir la erupción del fuego de la montaña, sino que aumentó el fuego; el ruido era espantoso, por fin la montaña con un rugido enorme se rompió en pedazos y se hundió en lo más profundo de la tierra. El agua del mar se elevó e inundó la tierra, el país al este de la montaña fue inundado por el mar; los habitantes de la parte norte del país se ahogaron y fueron arrastrados con toda la fuerza del agua... El agua disminuyó, pero en la tierra se hizo el mar, y Java y Sumatra fue dividido en dos partes".

Sobre este relato javanés, que describiría la creación del Estrecho de Sunda, la comunidad científica tiene sus dudas, ya que no hay muestras geológicas que lo avalen para la primera fecha, es decir, en el 416 que es cuando lo sitúa la fuente original, pero si que podría tratarse de la segunda erupción, la del 535, y que el Libro de los Reyes tenga confundidas ambas fechas. Se están estudiando los estratos de hielo de esa época y todo apunta a esta erupción como la responsable de los cambios del clima globales que se dieron entre los años 535 y 536.

Y así llegamos a la gran erupción de 1883, la cual no llegó por sorpresa, ya que estas cosas suelen ir avisando poco a poco, y los años anteriores fueron de gran actividad sísmica en el volcán de Krakatoa. 

En los meses previos a la gran explosión se empezaron a ver grandes escapes de gases, y tres meses antes se produjo una "pequeña" explosión que fue oída en Yakarta (a 150 Km de distancia) con una columna de ceniza de unos 6000 metros de altura. Pero igual que vino se fue, y la tranquilidad volvió al volcán, lo que hizo que la población se relajara. No lo hizo la comunidad científica que destacó varios equipos de investigación, que constataron sobre el terreno que la actividad volcánica no estaba ni mucho menos detenida.

La gran erupción comenzó el 19 de Junio causando grandes mareas en la zona. Después volvió una nueva calma hasta el 11 de agosto, cuando se abrieron 11 fisuras. El 24 de agosto la erupción alcanzó su máxima actividad con una columna de cenizas de 27 kilómetros de altura. Los barcos a 20 kilómetros de distancia soportaron la caída de piedras y cenizas y un pequeño tsunami golpeó Java y Sumatra.

Pero lo peor aún estaba por llegar, el 27 de agosto se registraron 4 grandes explosiones, todas ellas acompañadas de grandes tsunamis. La peor y más ruidosa se dio a las 10:02, una gran área del Estrecho de Sunda se vio afectada por los flujos de lava, tanto que el agua del mar cercano a la costa hirvió. Las explosiones se oyeron en Australia a 3500Km de distancia y en las Islas Mauricio a 4800Km. Se dice que este ha sido el mayor sonido registrado de la historia, y que todos los marineros a 40 Km a la redonda se quedaron sordos. A la mañana del 28 de Agosto de 1883 el Krakatoa había pasado a la historia y había sido engullido por el mar.

Los efectos fueron devastadores, no se podía esperar menos de una explosión unas 10000 veces más potente que la bomba de Hirosima, 200 Megatones contra 20 Kilotones, esta se llevó por delante 295 ciudades y más de 36000 vidas. En los días siguientes al cataclismo arribaron a la costa africana grupos de esqueletos humanos flotando sobre balsas de piedra pómez, los tsumanis se hicieron notar en lugares tan alejados como Sudáfrica, y la marina de guerra alemana tuvo que buscar el barco "Berout" en medio de la jungla, a 4 Km de la costa. Además el clima mundial se vio afectado por las cenizas en suspensión durante  años. Algunas zonas de Java ya no fueron habitadas de nuevo, permitiendo a la selva recuperar terreno y constituyen hoy en día el Parque Nacional de Ujung Kulon.

Actualmente, en el lugar que ocupó el Krakatoa se alza un nuevo volcán, el Anak Krakatoa "Hijo del Krakatoa", el cual vuelve a ser una bomba geológica que cuando llegue su momento repetirá lo acontecido con su "padre".

Fuente: Wikipedia

martes, 26 de octubre de 2010

Coronilla tonsurada

Todos hemos visto en pinturas y grabados medievales a frailes y clérigos en general con sus cabezas afeitadas. Se cortaban el pelo dejando solo una corona de pelo que rodeaba la cabeza. Con el paso de los años este afeitado se fue reduciendo hasta la típica coronilla tonsurada de los curas.

Pero ¿qué es la tonsura? ¿qué significa?, la respuesta a la primera pregunta es fácil, tonsura, viene del latín tonsum y significa, simple y llanamente, cortar el pelo, y el diccionario nos la describe así:

"1. f. Acción y efecto de tonsurar.

2. f. Rel. Porción tonsurada de la cabeza, ordinariamente de forma circular.

3. f. Rel. Rito preparatorio que precedía a la recepción de las antiguas órdenes menores."

La respuesta a qué significa, es más complicada, o más simple según se mire, ya que realmente no significa nada. Si, efectivamente la cabeza afeitada no es símbolo de nada, es más bien lo contrario lo que tenía un significado social, es decir, estoy hablando de las largas melenas. Y me explico, también a través del arte, podemos seguir las modas a lo largo de todo el Imperio Romano, hay épocas con barba, épocas sin barba, con tocados más o menos elaborados, etc. pero lo que no aparece en las modas masculinas es el pelo largo, eso era un rasgo distintivo de los bárbaros y los "civilizados" romanos huían de todo lo que oliera a aquello. Pero cuando llegaron las invasiones germánicas, la moda cambió y el Mediterráneo se llenó de guerreros con largas melenas. Guerreros y pueblos que, como todos sabemos se hicieron con el poder, imponiendo muchos de sus usos y costumbres. Y he aquí el origen de todo, la melena larga era, para ellos, símbolo de la fuerza y la virilidad del guerrero, por lo que la clase contraria, es decir, la religiosa, comenzó a rasurarse el cráneo, como símbolo  de todo lo opuesto, es decir, de gente pacífica y célibe.

lunes, 18 de octubre de 2010

Beatriz Galindo

Hace un par de años cuando estuve en Copenhague , pasamos por lo que llaman el Barrio Latino, en aquel momento pensé que España, los españoles o al menos los mediterráneos tendríamos algo que ver con aquel nombre de barrio de la nórdica capital, pero mi gozo en un pozo, se llama barrio latino porque era el barrio de los universitarios, es decir, de los que hablaban latín. Esto me hizo preguntarme por el origen del madrileño barrio de "La Latina", ya que  imaginaba que no se iba a deber a alguna discoteca de salsa de la época de la Movida Madrileña. Y efectivamente, "La Latina" era el sobrenombre de Beatriz Galindo.

Beatriz Galindo nació en Salamanca en 1465, era hija de una familia de "hijosdalgo" zamorana muy venida a menos, por lo que el destino de la muchacha era el convento. Para ello sus padres la mandaron a clases de Gramática a una institución de la Universidad de Salamanca. Allí la chica se aplicó de lo lindo y destacó en el aprendizaje del latín, lengua que a los 15 años leía, escribía y hablaba a la perfección, de aquí le vino su apodo de "La Latina". Su fama se extendió por la capital helmántica primero, y por todo el reino después.

Cuando su nombre y su fama llegaron a oídos de la Reina Isabel la Católica, la llamó a la corte nombrándola su preceptora. Y es que la Reina Católica supo rodearse de gente capaz que estaba allí por méritos propios y no por linaje. De tal manera que en su círculo solo tenían cabida castellanos que destacaban por su honradez, moralidad y prudencia y no por su abolengo o alcurnia y todos ellos pasaron por el meticuloso examen previo de la reina en persona.

Estas actitudes de la Corte no gustaban a la nobleza antigua o a algunos sectores del clero, como demostró el arzobispo de Toledo cuando dijo aquello de "Yo saqué a Dª Isabel de la hilar y la volveré a la rueca", y es que, se decía, que el afán de la reina por rodearse de tanto humanista era el de subsanar y/o disimular su poca cultura.

La labor de Beatriz no solo se circunscribió a la reina y darle clases de latín, sino que también ejerció su magisterio con toda la familia real, sobre todo con las hijas de Los Reyes Católicos, y sus consejos eran oídos por la monarca en muchos de los asuntos de gobierno. Esta confianza se hizo notar en los 500.000 maravedíes que los reyes regalaron a Beatriz con motivo de su boda.

En el bagaje de esta mujer, además de su labor cultural está también la fundación del Hospital de "La Latina" y el del Convento de la Concepción Jerónima, ambos en Madrid.

En mi opinión, lo destacable de Beatriz es que, en una sociedad totalmente machista, supo abrirse hueco entre los nombres más ilustres del humanismo español y comparte panteón con Nebrija, Luis Vives o Juan de Valdés. Si no ha pasado a posteridad de una forma tan palpable como estos, es precisamente por este machismo del que hablaba.

En nuestros días llevan el nombre de Beatriz Galindo "La Latina", además del barrio madrileño, varios institutos de enseñanza y colegios, en Madrid, Motril, Bollullos de la Mitación (Sevilla), Marbella y Salamanca. Y estatuas suyas las hay en la Capital y en su ciudad natal.
Para despedir la entrada os dejo con la descripción que de Beatriz hizo el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo:

"... muy grande gramática y honesta y virtuosa doncella hijadalgo; y la Reina Católica, informada d'esta y deseando aprender la lengua latina, envió por ella y enseño a la Reina latín, y fue ella tal persona que ninguna mujer le fue tan adepta de cuantas Su Alteza tuvo para sí"

Fuentes: Web del C.P. Beatriz Galindo de Salamanca, historiademadrid.com y wikipedia

lunes, 11 de octubre de 2010

"Hazañas" Bélicas VI. La Batalla del Cráter

La entrada de hoy va sobre Ambrose Burnside, militar de carrera en las filas de La Unión durante la Guerra de Secesión Americana, y además de esto uno de los mayores incompetentes de la historia militar. Tal era el caso que en 1862 cuando Lincoln le ascendió y le dio el mando del Ejército del Potomac, Burnside expresó al presidente que no se sentía capacitado para dicho mando, y no se puede negar, tenía toda la razón del mundo.

En 1864, Burnside y su ejército se encontraban frente a Petersburg. La guerra se había estancado en un frente de trincheras y Petersburg era lo único que separaba a las tropas de la Unión de Richmond (capital Confederada) y por tanto del fin de la guerra. El IX Cuerpo de Ejército de Burnside tenía la responsabilidad de cubrir un saliente del frente conocido como Elliot's Sallient. Una de sus compañías, la de Voluntarios de Pennsylvania contaba entre sus miembros con varios mineros y era capitaneada por Henry Pleasants, ingeniero civil de profesión. Dado el estado de estancamiento de la guerra, Pleasants ideó una forma de romper las líneas enemigas utilizando la experiencia de sus hombres y la de él mismo. Planificó construir una mina bajo las líneas enemigas y hacerlas saltar por los aires. Este plan no fue aprobado por Burnside, y el jefe de ingenieros del ejército lo calificó como de "mucho ruido y pocas nueces". Sin embargo Burnside escaló dicho plan a su inmediato superior, el general George Meade, que también poco convencido del mismo lo presentó al General Ulisses S. Grant, el cual accedió a ponerlo en marcha ya que así los hombres estarían ocupados y los libraría del aburrimiento.

En principio Pleasants iba a contar con toda la colaboración de los ingenieros militares, pero esta ayuda no se prestó, tal es así que hubieron de empezar la obra cavando con las bayonetas y utilizando cajas de galletas como vagonetas. Para apuntalar el túnel hubo de utilizar las maderas de un puente abandonado por el ferrocarril, y para realizar sus cálculos topográficos, a fin de orientar la mina, utilizó un viejo teodolito que Burnside consiguió gracias a un amigo personal que tenía en Washington.

Finalmente el 17 de Julio, Pleasants anunció que el túnel de 170m, estaba terminado y a 6 metros por debajo del reducto confederado.



Grant, empezó a ver las posibilidades que tenía el plan de Pleasants, y pasó a apoyarlo firmemente, ya que veía que podía suponer el aldabonazo definitivo a la guerra. Planificó una maniobra de distracción al norte de la posición, la cual tuvo éxito ya que Lee trasladó 5 divisiones dejando en Petersburg solo a 3.

El plan de Burnside consistía en que la mina explotaría a las 3:30 de la madrugada del 30 de Julio, tras ella de debía desencadenar un ataque del IX Ejército. Para reforzar el efecto de la mina frente a Elliot's Sallient se colocaron 80 cañones de campaña, 18 morteros pesados, 28 morteros ligeros y 18 cañones de asedio.

Hasta este momento toda la planificación de Burnisde había sido impecable, pero a partir de aquí fue encadenando despropósito tras despropósito. El primero fue la forma de elegir la división que tendría que iniciar el ataque. El IX Ejército estaba compuesto por 4 divisiones, siendo elegida la más fresca de ellas, la del General Ferrero, el problema es que esta división estaba compuesta por soldados negros, algo que no gustaba a la oficialidad, el racismo no era exclusivo de los confederados, por lo que se obligó a Burnside a cambiar sus planes, y este en vez de tomar una decisión racional en función de las capacidades de sus otras 3 divisiones dejó que sus generales se lo echaran a suertes, siendo agraciada la división del general Ledlie, la cual era la más débil y tenía un jefe pusilánime e incompetente, como se comprobaría más adelante. Además no se informó a Ferrero que no iban a encabezar el ataque y sus hombres ocuparon sus posiciones de acuerdo al plan original.

A las 3:30, de acuerdo a lo previsto se encendió la espoleta de la mina pero no pasó nada, transcurrió más de 1 hora hasta que se enviaron a dos voluntarios a ver que había pasado, y lo que había ocurrido es que la mecha se había apagado, estos tuvieron que volver a encenderla. Finalmente a las 4:45 se produjo la tremenda y esperada explosión de las 8Tm de explosivos colocados en la mina, simultáneamente 80 cañones abrieron fuego. El shock fue total, no solo para los confederados, sino también para los unionistas que empezaron a correr hacia la retaguardia, es decir, en dirección contraria a la esperada. Cuando se dominó el pánico y se comenzó el ataque, se descubrió algo realmente espeluznante, Burnside y Meade habían ordenado allanar los parapetos y trincheras de tal forma que el ataque fuera masivo, pero nadie comprobó el que esta orden se hubiera ejecutado, así las tropas atacantes se vieron dentro de trincheras de más de dos metros de altura y para superarlas tuvieron que amontonar sacos o improvisar escaleras con palos y bayonetas. Conclusión, en vez del esperado ataque masivo se produjo una salida a cuenta gotas de soldados totalmente aturdidos, sin órdenes precisas y sin un mando que los guiara, su general, Ledlie, estaba en un refugio bebiendo ron y totalmente ajeno a la acción de sus hombres.

Cuando las tropas llegaron al agujero se encontraron con un cráter de 20m de ancho por 10 de profundidad, y en vez de avanzar como deberían haber hecho se quedaron parados, algunos ayudando a supervivientes confederados y otros como simple mirones. La ausencia de mando convirtió aquella tropa en un grupo carente de toda organización militar. Burnside que estaba a más de 400m de la línea del frente era totalmente ajeno de los acontecimientos, se limitó a ordenar a sus otras dos divisiones que avanzaran, por lo que el apelotonamiento de soldados alrededor del cráter empezaba a tomar ya un volumen más que considerable.

A las 7.20 estaban ya enzarzados Burnside y Meade en una sucesión de acusaciones recíprocas, y el despropósito en el que se había convertido ya la operación aún tuvo un nuevo giro de tuerca, se ordenó a Ferrero que avanzara con su división, y lo que podía haberse quedado en un plan fallido se precipitó hacia la tragedia. Ferrero se opuso aduciendo que en el cráter ya había 3 divisiones, pero Burnside insistió. Ferrero dio la orden de avanzar pero él no tenía la intención de acompañar a sus hombres, y al llegar al refugio de Ledlie se quedó con el compartiendo el ron de este.

A esas alturas de la película el general confederado Mahone ya había organizado la contraofensiva, y procedió a atacar a las tropas unionistas en el cráter, el grito de los rebeldes era "coged a los blancos, matad a los negros".

En este momento Grant ordenó la suspensión de la operación, pero esa orden era mucho más fácil de decir que de ejecutar. Los soldados se parapetaron en el agujero y se decidió esperar a la noche para tratar de sacarlos de allí. Y allí se quedaron más de 10000 hombres apelotonados en unos 4000 metros cuadrados, hostigados por el fuego cruzado y torturados por la sed que el calor del verano les trajo.

Al mediodía, a bayoneta calada los confederados hicieron su última carga, a los soldados atrapados nos les quedó más salida que huir en estampida hacia sus líneas. Ese día la Unión sufrió unas 4000 bajas entre muertos, heridos y prisioneros, por contra la Confederación tuvo unas 1500.

Tras el desastre Meade pidió un consejo de guerra para Burnside, pero Grant se conformó con darle un largo permiso, Ledlie fue apartado del servicio y Ferrero salió indemne del proceso.

La respuesta de Lincoln al enterarse del desastre fue "Solo Burnside podría haber dado tal golpe, arrancando una espectacular derrota final de las mandíbulas de la victoria".

Tras la guerra Burnside se dedicó a la política, siendo tres veces gobernador de Rhode Island y senador de los EE.UU.

Fuente: Historia de la Incempetencia Militar, Geoffrey Regan

lunes, 4 de octubre de 2010

Los Submarinos Legionarios

Esta entrada va dedicada al amigo bloguero ◊ Dissortat en l'exili ◊, que en su comentario en la entrada de la "Operación Úrsula" me puso tras la pista de la actuación de los submarinos italianos durante la Guerra Civil Española. 

En Octubre de 1936 las tropas franquistas hicieron llegar a Italia una solicitud de ayuda militar, en la misma solicitaban fuerzas navales, acorazadas, aereas y armas cortas.
Primeramente la marina italiana rechazó el prestar apoyo naval directo. Pero si que accedió a establecer un dispositivo de vigilancia en el Mediterráneo, con el fin de identificar a barcos rusos y españoles que navegasen con suministros a la República. En este despliegue se incluyeron varios submarinos que recibieron el calificativo de Submarinos Legionarios.

En el acuerdo entre el vicealmirante Cervera, Jefe de Estado Mayor de la Armada franquista, y el capitán de navío italiano Giovanni Romedio se decidió enviar a cuatro oficiales españoles para que ejercieran el mando "teórico" de los sumergibles italianos, de tal manera que en caso de incidente no apareciera Italia como el país agresor. Esta primera campaña se desarrolló entre el 8 de Noviembre de 1936 y Febrero de 1937, y coincidió temporalmente con la alemana "Operación Úrsula".

En el transcurso de esta primera campaña el mando submarino de las tropas de Franco, tomó la decisión de cambiar el plan original, ya que la constante presencia de buques de la Marina Real Inglesa dificultaba las operaciones, por tanto, los submarinos italianos tendrían que aparentar pertenecer a Italia, ya que de lo contrario hubiera supuesto una violación del pacto de No Intervención. Todo hundimiento provocado por estas naves tendrían que atribuirse "oficialmente" a explosiones internas o a minas.

La segunda campaña de los submarinos legionarios, se desarrolló en 1937, entre el 6 de Agosto y el 12 de Septiembre. Esta segunda campaña supuso un gran despliegue de medios que abarcaban: El mar Egeo, los estrechos de Sicilia, Túnez, Argel y el bloqueo de los puertos españoles de Cartagena, Alicante, Valencia, Tarragona y Barcelona. El despliegue italiano consistió en dos flotillas de submarinos controlando los Dardanelos, el canal de Sicilia y el estrecho de Messina serían vigilados por buques de superficie y tres flotillas de submarinos y finalmente las costas españolas estarían patrulladas por los submarinos Archimede y Torricelli, que acababan de ser vendidos a los sublevados y rebautizados como C-3 y C-5.

Esta segunda campaña fue mucho más fructífera que la primera, contando entre sus acciones el torpedeo del destructor Churruca en Cartagena, los hundimientos del mercante republicano Ciudad de Cádiz y el mercante ruso Blagoev en el Egeo. Pero no solo se cobraron víctimas entre la flota republicana y la rusa, ya que también fueron atacados barcos de países neutrales como ingleses, holandeses, franceses, etc. El error más grave, o metedura de pata, fue el torpedear al destructor inglés Havock que navegaba entre Baleares y la península, esta chapuza le supuso al submarino italiano Iride el ser perseguido y atacado durante horas por los navíos británicos Havock, Hereward, Hardy, Hyperion y Hotspur. Las autoridades inglesas tuvieron la confirmación que el ataque había sido italiano por dos cauces, el primero que su cónsul en Palma de Mallorca vio al Iride en dique seco y terriblemente dañado y segundo, y más importante, porque hacía tiempo que Gran Bretaña tenía descifrados los códigos italianos e interceptó el mensaje que comunicaba el incidente, el problema es que si hacían público dicho mensaje descubrirían que tenían acceso a las comunicaciones italianas.

Todas estas acciones, que podíamos calificar de piratería, hicieron reaccionar a ingleses y franceses ya que el comercio por el Mediterráneo corría serio peligro de paralizarse. Y claro, una cosa era no involucrarse en que los españoles nos matáramos entre nosotros y otra muy distinta era involucrarse para salvaguardar sus intereses comerciales.

Por todo esto se convocó el 9 de septiembre de 1937 en la localidad suiza de Nyon a los países mediterráneos y a la URSS, a esta cita no acudieron ni Alemania ni Italia. En esta reunión se firmó un tratado por el que las flotas francesa e inglesa se comprometían a atacar a cualquier submarino atacante o presunto atacante. Se establecieron también trece derrotas que deberían seguir obligatoriamente todos los mercantes por el Mediterráneo a fin de garantizar su seguridad. El 17 de septiembre se ampliaron estas medidas antisubmarinas a aviones y barcos de superficie. Finalmente en otra reunión en París, Italia, ante el cariz que tomaban los acontecimientos, se avino a acatar dicho tratado, se partieron las trece derrotas suscritas en 3 zonas de responsabilidad y Mussolini ordenó la retirada de sus submarinos, destructores y aviones.

El balance de las operaciones realizadas por Italia en el Mediterráneo fue de 13 hundimientos, de los cuales 6 fueron barcos españoles, 3 soviéticos, 2 ingleses, más uno danés y otro panameño, además de los hundimientos fueron atacados 2 franceses, 2 británicos y 3 españoles, de estos últimos destacar que uno de ellos se trató del Crucero Baleares del bando Nacional, es decir, atacaron a uno de los suyos.

Fuentes: http://www.terra.es/personal6/u-boat/, "La Segunda República y la guerra" de Octavio Ruiz Manjón-Cabeza
Foto: Submarino Torricelli, rebautizado como C-5 por los nacionales

martes, 28 de septiembre de 2010

El hundimiento del C3

La Armada Española contaba al comienzo de la contienda civil con un total del 12 submarinos, 6 de la clase C y otros 6 de la clase B, de estos últimos solo se podían contar como aptos para el servicio los dos más recientes, es decir, se contaba con un total de 8 naves operativas. Los submarinos de la clase C eran de construcción nacional bajo licencia de la Holland Boat.

El comienzo de la guerra sorprende al C-3 en su base de Cartagena, desde allí es enviado al estrecho para bloquear el tránsito de las tropas sublevadas, le acompañan el B-6, C-4 y C-6. 

El 20 de Julio los mandos de la flotilla son puestos bajo arresto por las tripulaciones al considerarlos simpatizantes del golpe de estado, siendo la del C-3 la primera en tomar esta medida. Esta acción, dejando a parte consideraciones políticas, supuso una merma en la capacidad operativa de los sumergibles debido a la falta de experiencia de los nuevos mandos.

Entre las misiones que llevó a cabo destacan la escolta a petroleros, el bloqueo del puerto de Ceuta y patrullas por el Cantábrico con el fin de localizar y hundir al Acorazado España y al Crucero Almirante Cervera. En Octubre de 1936 es destinado de nuevo al Mediterráneo.

Y así llegamos al 12 de diciembre de 1936 frente a las costas de Málaga, a eso de las 14:00 el C3 navegaba en superficie, en la torreta se encontraban el Comandante Arbona y el Capitán Agustín García Viñas, en la proa estaban los marineros Isidoro de la Orden y Asensio Lidón, que vaciaban los restos de la comida del día, caldo gallego y huevos fritos con tomate fue la última comida servida en el C-3.

A las 14:19, el C-3 se inclinó de proa y ligeramente caído a estribor, una llamarada y una nube blanca precedieron al hundimiento. 37 hombres se fueron al fondo con la nave, solo se salvaron el capitán García Viñas y los marineros de la Orden y Lidón. Tanto los supervivientes como los testigos de barcos cercanos coinciden más o menos en esta versión de los hechos y lo que resultó más extraño en esos momentos, nadie oyó ninguna explosión, ni vieron ninguna estela de torpedo o de periscopio, que pudiera indicar una acción bélica por parte de un enemigo.

Ese mismo día 12 a las 20:00, el gobierno de la República emite un primer comunicado oficial:

" Esta tarde, a las dos y media, a la altura de Málaga, fue torpedeado por un submarino, evidentemente extranjero, el submarino "C-3", afecto a la Flota Republicana. ...".

Posteriormente se envió a la zona al teniente de navío Remigio Verdiá, con el fin de elaborar un informe más detallado, en el cual se decía:

"...el barco se hundió de proa sin poder asegurar fuese a causa de una explosión por ser contradictorias las opiniones a este respecto. No se observó desde el exterior del buque columna de agua de suficiente altura que haga suponer el choque del submarino con una mina o el impacto de un torpedo...

Considero debe descartarse por completo la idea de que el buque ha sido torpedeado por las razones siguientes:
  1. No se observó columna de agua como la que produce un torpedo
  2. No se puede demostrar que la explosión fuera grande porque entonces todos los testigos de dentro y fuera del barco la hubieran claramente percibido.
  3. Ninguno de los que iban en el puente vieron estela ni periscopio.
  4. Ninguno de los pescadores de las proximidades la vieron tampoco.
  5. Sobre la cabeza de los náufragos no cayeron restos de explosión.
No pudo ser mina porque aparte de las razones 1,2 y 5, los rastreos que en días sucesivos se hicieron no acusaron la presencia de ninguna mina.

... el barco al irse a pique rápidamente e inclinado de proa tuvo que ser a causa de una entrada de agua muy rápida hacia esta parte del buque y esta entrada de agua no puede haber sido producida nada más que que por la apertura de una gran vía de agua en el casco resistente del buque, siempre producida por una explosión de origen interno.

Esta explosión ha tenido que ser en la cámara de aire del torpedo ... o bien algún artefacto de relativa pequeña potencia para que sus efectos no sean visibles desde el exterior y colocado por una mano criminal"

A pesar de esta investigación el gobierno de la República ya no cambió la primera versión original, y con la rápida caída de Málaga a manos de las tropas franquistas, se perdió el interés por el C-3 y no se volvió a investigar el suceso. 

El C-3 solo volvió a la actualidad cuando las tropas sublevadas trataron de hacer pasar a los submarinos italianos Archimede y Torricelli por el C-5 y el C-3, el C-5 había desaparecido unos días después que nuestro protagonista de hoy, esta maniobra del bando nacional no surtió efecto, debido entre otras cosas a las grandes diferencias estructurales que tenían los submarinos italianos con los españoles.

La cosa podría haberse quedado así sino fuera por dos puntos, el primero la desclasificación, tras la Guerra Mundial, de los papeles del Alto Mando Alemán en la que se describía la acción y el segundo el hallazgo de los restos del C-3 por parte de Antonio Checa abogado y buceador aficionado en 1996.

La hipótesis más plausible, y que daría explicación a todos los interrogantes es que el C-3 fue alcanzado por un torpedo lanzado por el U-34, el cual aunque no hizo explosión abrió una vía de agua suficiente como para hundir la nave.

Como nota curiosa, destacar, que como la armada franquista camufló un submarino italiano como el C-3 se dio la circunstancia que un barco hundido en 1936 fue "oficialmente" dado de baja del servicio en 1941, es decir, 5 años después de haber sido hundido.

El 18 de Noviembre de 1998, durante las maniobras "ALFEX-02", los buques participantes encabezados por el Portaeronaves Príncipe de Asturias abandonaron sus ejercicios para dirigirse a la ubicación del pecio del C-3 y rendir homenaje a los marinos que perecieron en el.


Fuentes: Wikipedia y www.memoriahistorica.org

martes, 21 de septiembre de 2010

La Operación Úrsula

En los primeros días del golpe de estado del 18 de Julio de 1936, las tropas sublevadas se encontraron con el grueso de sus efectivos aislados en el Protectorado Español de Marruecos debido al bloqueo del Estrecho de Gibraltar por parte de la flota republicana.

Para salir de este trance el teniente de navío Arturo Génova, que había dimitido muy "oportunamente" como agregado naval en la embajada española de Paris el 17 de Julio de 1936, pensó en el arma submarina. Pero las tropas franquistas no contaban con ningún submarino ya que los doce sumergibles de la Armada habían permanecido fieles al gobierno de la República.

Los golpistas buscaron ayuda en sus aliados naturales, Italia y Alemania. Génova viajó a Berlín para entrevistarse con el almirante Cannaris, y luego a Roma y Lisboa tratando de recabar los apoyos necesarios. En un principio sus tentativas fueron rechazadas por el OKM (Alto Mando Naval Alemán), que en esos momentos no deseaba llamar la atención internacional. Si tuvo más suerte con el gobierno de Mussolini, y así se lo hizo saber el ministro de exteriores italiano, Conde Cianno, a Hitler en una reunión celebrada el 24 de Octubre de 1936. Italia planeaba prestar el apoyo de dos submarinos al bando franquista.  Como resultado de dicha conversación Alemania se sumó a la operación.

El OKM planificó el envío de otras dos naves con dos fines, el primero el de dar apoyo a sus correligionarios españoles y el segundo el de servir de entrenamiento dicha operación para naves y tripulaciones de cara a una futura guerra. El encargado de organizar la operación fue el Konteadmiral Günter Grusse, que decidió el envío de dos nuevos submarinos VIIa, en concreto los U-33 y 34. El nombre de la operación, en un claro peloteo al jefe, fue "Ejercicio de entrenamiento Úrsula", ya que este era el nombre de la hija de Doenitz, por entonces responsable de submarinos de la Kriegsmarine.

El 20 de Noviembre de 1936 los submarinos alemanes salieron del Elba, con órdenes  de atacar a cualquier navío con bandera republicana. Todo se tenía que realizar con el mayor de los secretos, navegarían sin izar bandera, con las insignias e identificaciones borradas, y no tenían que dejarse ver por ningún barco, ni siquiera alemanes. Si eran descubiertos debían volver inmediatamente a sus bases, y sus tripulaciones juraron guardar el secreto de la operación de por vida bajo pena de muerte.

El 29 de Noviembre se encontraban ya en sus zonas de patrulla en el Mediterráneo, el U-33 entre los cabos de la Nao y Palos, y el U-34 entre Palos y Cartagena. Los submarinos solo podía emerger durante la noche a más de 20 millas de la costa, momento aprovechado para recibir órdenes y recargar baterías.

Las acciones llevadas a cabo por los alemanes fueron un tanto decepcionantes, el U-33 intentó atacar el 2 de diciembre un convoy pero la escolta de destructores impidió el ataque, el 5 de diciembre avistó un nuevo destructor pero ante la imposibilidad de identificarlo se abortó el ataque. El U-34 tuvo más movimiento, pero con resultados también poco satisfactorios, el 1 de diciembre atacó a un destructor a la entrada del puerto de Cartagena pero el torpedo erró y fue a estrellarse contra la costa, a la noche siguiente inició una nueva maniobra de ataque, pero la aparición de un destructor británico les obligó a cancelar la maniobra, el 5 de diciembre se hizo fuego contra el destructor de la clase Churruca "Almirante Antequera" pero fallando nuevamente el blanco, el 8 de diciembre un nuevo ataque a un destructor con iguales consecuencias. El U-34 solo hizo un blanco y fue el 12 de diciembre de 1936, cuando su misión ya estaba a punto de concluir, el mensaje enviado a su base decía lo siguiente:

"F.T. 1603 K: AQ 14:19 Hundido submarino "rojo" tipo C ante Málaga.... K: Se pudo comprobar pabellón tipo C, sin duda alguna antes de disparar. Después de la explosión el submarino desapareció sin dejar rastro"

El U-34 acababa de hundir al submarino C3 de la flota de la República Española.

Los submarinos alemanes emprendieron el regreso el 15 de Diciembre, y ya no fueron relevados por nuevas unidades ya que, Alemania pactó con Italia que sería esta última quien patrullaría el Mediterráneo. 

En 1939 Hitler condecoró a los capitanes y a los tripulantes de ambos U-boots con la Cruz de Oro Española, para entonces no había que guardar ya el secreto. Ninguno de estos dos submarinos sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial, el U-33 fue alcanzado en 1940 frente a las costas escocesas en el mar del Norte por el dragaminas británico HMS Gleaner. Aunque el U-33 no se hundió si sufrió daños severos que llevaron a sus tripulantes a su abandono, pero estos no hicieron bien su trabajo al dejar intactos algunos rotores de su máquina Enigma, ocasión que supieron aprovechar muy bien los británicos. El U-34 tuvo un final un tanto más chusco, ya que se fue al fondo del mar Báltico en 1943 frente a Memel (Polonia) tras chocar contra su propio buque nodriza.


Foto1: U-34
Foto2: U-33

Fuentes: wikipedia y www.memoriahistorica.org