jueves, 10 de septiembre de 2009

Las casas de tolerancia.

Con este nombre, alguno puede pensar que los establecimientos catalogados como "casas de tolerancia" podrían tratarse de una especie de ateneo donde todas las ideas y opiniones tuvieran cabida, sin embargo este epíteto hace referencia al nombre que recibían en la legislación española los lupanares, prostíbulos, casas de citas, mancebías, etc, etc... y es que a pesar de la alegalidad actual, en otras épocas la práctica de la prostitución ha estado no solo tolerada, sino autorizada y tutelada por la ley.

A lo largo de la geografía nacional, cada ciudad tenía su calle o zona donde se agrupaban estos establecimientos, esta circunstancia como con otras agrupaciones gremiales se traslucía, en algunos casos, a los callejeros, ya que al igual que existen muchas calles con nombres de oficios también se daba la existencia, como en Murcia, de una calle de la Mancebía la cual fue rebautizada tras la prohibición como cuesta de la Magdalena, y todos sabemos el oficio evangélico de María Magdalena.

La práctica de la prostitución solo se prohibía en las fiestas religiosas, como jubileos, Semana Santa y la Cuaresma, tiempos en los que las prostitutas eran trasladadas a Casas de Recogida, generalmente tuteladas por religiosas. Como la más largas de estas "vacaciones" era la Cuaresma, fue cuando se acuñó el dicho de "andar como puta en Cuaresma", es decir, sin ingresos y sin nada que hacer.

Es evidente que en todas las épocas no han sido pocas las voces que se alzaron en contra de dicha permisividad, por ejemplo, hacia 1883 el juez de Barcelona Don Gil Maestre castigaba y perseguía a cuantas Celestinas caían en su juzgado, actividad que le valió reconocimiento público, como el otorgado por la "Federación británica, continental y general para la abolición de la prostitución". Lo que si era perseguido por las autoridades, en concreto por los gobernadores civiles que eran los responsables de la gestión de las casas, era la presencia de menores en dichos establecimientos. Lo que ahora se conoce como "corrupción de menores" en tiempos tenía el eufemístico nombre de "jugar a lo prohibido".

Como digo, las casas de tolerancia eran jurisdicción de los gobernadores, pero el cuerpo de funcionarios encargados de las mismas era el Cuerpo de médicos higienetístas, los cuales estaban divididos en dos secciones con distintas funciones:

Sección Administrativa: Cuidaba todo lo relativo a la gestión económica, padrón y policía del ramo.

Sección Facultativa: Se encargaba del régimen sanitario de las mancebías registradas y de las meretrices inscritas (las cuales habían de pasar un reconocimiento domiciliario semanal). Esta sección también se ocupaba de dar parte del movimiento en el personal de las casas, es decir,de las altas, bajas y enfermedades.

Y así transcurrió todo hasta la primera prohibición de la prostitución en España, la cual se dio con la II República. La cual no solo se limitó a prohibir el ejercicio en el país, sino que se significó en foros internacionales para lograr una prohibición a nivel mundial como en el Comité de protección a mujeres y niños de Ginebra del que fue socio fundador. No obstante, entonces como ahora, la práctica no desapareció con la prohibición, simplemente se hizo clandestina.

El cambio vino por un suceso significativo durante la Guerra Civil. Cuando las tropas sublevadas llegaban a una ciudad, las prostitutas huían de la moralidad represiva que las tropas franquistas promulgaban, por ejemplo Barcelona que se quedó sin prostitutas durante la ocupación, esto hacía que los militares "fueran a saco" con las mujeres, disparándose el número de violaciones, lo que motivó que el gobierno de Franco viera la necesidad de legalizar este "trabajo".

Para poder dedicarse a esta actividad durante el franquismo, la prostituta legal tenía que ser mayor de 23 años y pasar una revisión médica semanal. Recibían lo que se conocía popularmente como el "carnet de puta", el cual le servía para hacerse publicidad al poder demostrar que estaba sana. No obstante fueron muchas las mujeres y niñas que se prostituyeron fuera del cauce legal, bien por edad, o bien por no querer figurar en un censo de prostitutas que las marcaría de por vida.

¿Como funcionaban estos lugares? por ejemplo en los barrios acomodados de Barcelona como la Diagonal o Pedralbes, cuando el cliente llegaba en coche el conserje del local lo tapaba con una lona para alejarlo de los curiosos. Además para dar coartadas a los hombres, los recepcionistas apuntaban en unas pizarras los resultados y todos los detalles del partido de fútbol. Cuando los clientes llegaban a casa podían comentar el partido como si lo hubieran visto en directo. También se daban al lado de estos "negocios", otros como las llamadas tiendas de "Gomas y Lavajes", donde a parte de comprar condones, los clientes se podían lavar tras el contacto sexual para así disminuir la probabilidad de contagio de enfermedades.

Finalmente en 1956, y debido sobre todo a la presión de la Iglesia la prostitución fue declarada ilegal, se cerraron todas las casas y burdeles conocidos, desapareciendo también algo que se tendría que haber mantenido, el control sanitario.

Quizás, la explicación a la persistencia a lo largo del tiempo del oficio más antiguo del mundo sea la que dio un magistrado en la sentencia de un infiel reincidente, y es que "la jodienda no tiene enmienda".

Fuentes:
Diario La Vanguardia del 21/06/1883, 14/08/1883, 29/10/1887, 25/04/1934, 04/05/1941, 05/02/1948, 19/06/1957 y 29/06/2009
Diario La Verdad de Murcia del 05/10/2008
Diario El Norte de Castilla 01/10/2006

16 comentarios:

Juan dijo...

La Iglesia, como siempre, presionando y poniendo diques al mar. La doble moral. Nunca he podido saber por qué la religión católica en especial siempre ha reprimido el sexo de la forma en que lo hace. La represión sexual franquista fue una losa de este país, ya de por sí reprimido por la Iglesia. El resultado: la prostitución ilegal, con sus peligros ante enfemedades de antes, como la sífilis, que llevó a mucha gente a la tumba. Y eso que aún no estaba de moda el SIDA. La famosa frase típica española cuando alguien tiene poco dinero: "estoy como las putas en cuaresma" es bien reveladora de la importancia de la prostitución en España desde casi siempre. En efecto, cada ciudad se jactaba de tener su barrio "chino". Aunque sea el de Barcelona el más famoso, los salmantinos presumen de tener el más antíguo de España.
Saludos.

La Dame Masquée dijo...

Ay, monsieur, buenisimo!
Lo de las pizarras con los resultados del partido de futbol no tiene desperdicio. Por favor, si es que es genial! Y las tiendas de gomas y lavajes!
Fijese, quien nos iba a decir que lo tenian todo previsto y bien atado.
Vamos a tener que volver a lo mismo, porque vamos, las calles y los mercados no son el mejor lugar. Algo habra que hacer.

Bisous, monsieur

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Juan, el sexo es la gran obsesión de la Iglesia, tanto que ha dado lugar a que modificaran los mandamientos de la ley de Moises o de Dios, y la verdad es que no lo entiendo, supongo que vendrá de la idea de mortificar la carne para ganarse el cielo... si ellos han renunciado a ello... allá ellos... ¿no?

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Dama, la verdad es que era todo un detalle para fidelizar a la clientela. En cuanto a la regularización yo creo que es necesario, más que nada que en mi opinión sería algo más efectivo a la hora de luchar contra las mafias, y por otro lado a la persona que se decida a realizar esta ocupación se la dotaría de derechos sociales, seguridad social, pensiones, etc, etc... además de los ingresos por impuestos que no se recaudan de esta actividad económica y en tiempos de crisis cualquier agujero es trinchera. Y sobre todo y lo que es más importante se llevaría un control sanitario.

carmencmbejar dijo...

En Salamanca el Lunes de Aguas (día siguiente al de la Pascua) se celebra aún una vieja tradición relacionada con las meretrices. El Miércoles de Ceniza se obligaba a todas las prostitutas a marcharse al otro lado del río Tormes, para evitar que los hombres cayesen en el pecado de lujuria durante la Cuaresma. Durante su "expulsión" estaban vigiladas por el Padre Putas. Los estudiantes las recibían a la vuelta a la ciudad el Lunes de Aguas comiendo el tradicional "hornazo"(pan de anís con chorizo).

Un beso

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Carmen,
Por lo que leí sobre el Lunes de Aguas mientras me documentaba para esta entrada, vi que era una actividad explotada por la iglesia y de la que sacaba rédito económico, no se si tienes alguna info sobre esto, pero no encontré mucho más por lo que al final no lo incluí.
Lo de la tradición del hornazo, es algo que me encuentro muy a menudo pero en celebraciones distintas, en Ocaña (Toledo) el hornazo es dulce con anises y huevo cocido y te come para San Isidro, en Albacete se hace con pan, chorizo, y sardinas y se come para Jueves Lardero, que es el Jueves anterior al Miércoles de Ceniza. En Cuenca no se le llama hornazo, pero para jueves lardero también son tradición los bocadillos con panes redondos y chorizos...

Cayetano dijo...

José Luis: muy documentada y curiosa tu entrada. Veremos si no saltan chispas.
Mucha hipocresía ha habido siempre en este país. De todos es conocida la fama de puteros o putañeros que aquí han tenido los señoritingos fachas de misa dominical. Las casas también llamadas de "lenocinio" han existido siempre. Prostitutas las ha habido en toda época y región. Las "pilinguis" egipcias se pintaban los labios de rojo para distinguirse de las otras mujeres y así impusieron una moda que llega hasta nuestros días. Me refiero a la de pintarse el morro. Carlos III impuso la costumbre de vestir ropa de color pardo con picos a las mujeres de vida alegre. De ahí la expresión de "irde de picos pardos". Cada mujer es libre de buscarse la vida como quiera. Otra cosa es que mafiosos o proxenetas las obliguen y se lleven las ganancias. Por eso debe estar regulado este oficio, con seguimiento sanitario, en casas discretas y no en los parques, cotizando a la Seguridad Social, etc. Lo demás es no querer ver las cosas.
Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Cayetano,

Me había olvidado de los picos pardos jajaja... es cierto, la cultura popular está llena de cosas originarias de esta ocupación. Y coincidimos en la regularización, los espectáculos de algunas calles es lamentable, sobre todo por estar a la vista de menores, y que es algo indigno está enseñando así el cuerpo, la regularización creo, como ya he apuntado, que sería conveniente. No se si habría que instalar putódromos (perdón por la malsonancia y si alguien se siente ofendido), pero no hay duda que algo hay que hacer. Y si de algo estoy seguro es que es un fenómeno que no se va a terminar.

Deprisa dijo...

Muy buen e interesante reportaje. A veces tengo la sensación de que retrocedemos en lugar de avanzar... Y la Iglesia es la que nos pone la marcah atrás...
Un saludo,
Deprisa

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Deprisa, es un tema peliagudo en el que es difícil poner una línea, pero lo que es evidente es que algo hay que hacer...y debería ser pronto

Duncan de Gross dijo...

Me gusta el blog, muy interesante, me pasaré por aqui de vez en cuando con tu permiso ;-)

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Hola Duncan,

Eres bienvenido... espero contar con tus comentarios.


saludos.

Xibeliuss dijo...

Gran entrada, José Luis, muy documentada.
Me apunto al comentario de Cayetano.
Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Gracias Xibelius....

José Luis Ibáñez dijo...

Muy interesante. Convendría también analizar el cambio en la visión social de las casas de mala nota. En los años 30, por ejemplo, se daba por supuesto que cualquier empresario o artista de paso por París visitaría el One-Two-Two, quizás el prostíbulo más caro de su época. He publicado un pequeño post sobre el tema, creo que te interesará.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

José Luis,
si la visión social de estos sitios ha cambiado mucho, en otras épocas el que un caballero de la alta sociedad no se dejara caer por ellos era criticado y señalado como posible invertido...
He leido tu entrada sobre el One-Two-Two... muy bueno, lo que lleva a la conclusión que no hay que rasgarse las vestiduras por buscar una regulación para este "negocio".