miércoles, 23 de junio de 2010

El triste viaje de la perrita Laika

El 3 de Noviembre de 1957 a bordo del satélite artificial Sputnik II la perrita Laika se convirtió en el primer ser vivo en salir de la atmósfera terrestre. Solo había pasado un mes desde el lanzamiento del primer Sputnik y la URSS tomaba clara ventaja sobre los EE.UU en la carrera espacial. Como nota curiosa decir que cuando se publica la noticia el nombre que se da de la perra es Kudrianka y no Laika.

Según los comunicados de los científicos soviéticos, la perrita había sido adiestrada para mantenerse quieta en su cápsula y comer y beber a intervalos regulares. El objetivo de la misión era demostrar que los seres vivos podían vivir en condiciones de microgravedad. Sin embargo este experimento tenía un pero; no había retorno posible. Este hecho fue apuntado desde el principio por la competencia, es decir, los norteamericanos, recibiendo amplia cobertura por parte de la prensa occidental en general y la española en particular, por razones obvias poco predispuestas hacia el régimen soviético. Desde Moscú se afirmaba que Laika iba a reentrar en la atmósfera y que caería en paracaídas. Pero la realidad era muy distinta, no se podía concretar a ciencia cierta un lugar  seguro para un supuesto aterrizaje, y era prioritario que el ingenio espacial no cayera en manos occidentales.

Volviendo a la historia, el diario británico Daily Mirror del 13 de noviembre de 1957 llegó a publicar su esquela, mientras desde Moscú se seguía afirmando que el animal seguía con vida. Lo cierto es que para el experimento no se tuvo en cuenta en ningún momento el bienestar de su protagonista, se la sometió a un entrenamiento muy duro, a ella y a las otras dos perritas seleccionadas, que incluía simulaciones de aceleración en una centrifugadora, confinamientos en espacios cada vez más reducidos, exposiciones a ruidos y vibraciones de todo tipo; todo ello desencadenó un notable deterioro físico del animal, que le produjo desórdenes graves en su organismo.

Los científicos rusos habían planificado que Laika ingiriera en el 10º día de viaje una ración de comida envenenada para acabar con su vida. Durante años la suerte de la perrita fue un secreto del estado soviético y andaron dando versiones contradictorias sobre su suerte, unas veces que había cumplido su misión y la eutanasia proyectada había puesto fin a su vida, otras que había muerto por asfixia cuando las baterías de la nave empezaron a fallar, etc. todas ellas bajo el paraguas del sacrificio en pos de la ciencia. En 2002 el científico Dimitri Malashenkov, integrante del proyecto Sputnik II, en una conferencia en Houston afirmó que Laika murió entre 4 y 5 horas después del lanzamiento debido al sobrecalentamiento y el stress.

En definitiva, Laika fue enviada al espacio sin ninguna esperanza de recuperarla con vida. Después de ella no se volvió a repetir el experimento sin que existiera un sistema fiable de retorno con vida del animal.

Todo el periplo de Laika, fue fruto de una gran improvisación con motivos propagandísticos, ya que Nikita Jrushchov, había ordenado el lanzamiento del segundo satélite para que coincidiera con el 40 Aniversario de la Revolución Rusa, pero este no estaba listo, sería el futuro Sputnik III, por lo que los científicos tuvieron que improvisar uno nuevo en poco más de cuatro semanas, el resultado fue el viaje sin retorno de Laika.

En descargo de los rusos, hay que decir que toda esta polémica se creó por el escenario internacional de la Guerra Fría, ya que en nuestros días se sigue investigando con animales, o con personas, en todo el mundo; y las condiciones de estas investigaciones, en mi opinión, muchas veces dejan bastante que desear. Laika no fue la primera y creo que todavía no ha nacido la que ha de ser la última víctima en "pos del progreso de la ciencia".

Fuentes: Hemeroteca digital del diario La Vanguardia y Wikipedia.

17 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Pobre perrita. Es cierto que muchos animales en todo el mundo corren suerte parecida al servir a experimentos, pero es que esta tenía un rostro y un nombre. Ojos que ven, corazon que siente.

Buenas noches

Bisous

Cayetano dijo...

Nadie se tiene que llevar las manos a la cabeza, aunque a nadie le guste que sacrifiquen un animal, porque durante la guerra fría hubo millones de personas que lo pasaron mucho peor. Y si no que se lo pregunten a los coreanos, a los cubanos, a los vietnamitas e incluso a los norteamericanos que mandaron al matadero del Vietnam.
Saludos.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

como bien apuntas Dama este caso nos llega más al tratarse de un animal conocido y con rostro... y nos llega más.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Una cosa que no tiene nada que ver con la entrada... al final de la página del blog tenéis un gadgets que permite ver los partidos del mundial desde aquí mismo, hay disponibles 4 canales desde los que intergoles.com va conectando las distintas transmisiones... solo tenéis que hacer un mínimo de zapping para ver el que deseéis...

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Cayetano,

Es lo que yo decía en la entrada, la experimentación con animales se sigue haciendo, cierto que se ha mejorado mucho en las condiciones. Cuando pensamos en estos experimentos lo primero que pensamos es en la medicina, lo cual parece que nos duele menos, el problema es cuando estos experimentos son de la industria cosmética, por poner un ejemplo, algo que ya no parece tan justificable. Lo que si es criticable de este caso, es que si se hubiera realizado el lanzamiento según la planificación de los científicos e ingenieros el animal hubiera tenido una mínima posibilidad de supervivencia, pero al hacerse para propaganda del gobierno se hubo de improvisar todo para no salirse de fechas....

Saludos....

Xibeliuss dijo...

Coincido plenamente con tu último párrafo. Esta historia me ha traído a la cabeza otro sacrificio, aunque este parece que sí fue voluntario: el grupo de científicos que, plenamente consciente de los riesgos, entró en la central poco después del desastre de Chernobyl -no volvieron, claro.
Saludos, José Luis

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Xibeliuss... desconocía lo de Chernobyl ... que bemoles le echaron al asunto...

CarmenBéjar dijo...

Pobre perrita. La utilizaron como conejillo de Indias y todo por la dichosita Guerra Fría, escenario de los tiras y aflojas de EEUU y URSS. Así es normal que los rusos no quisiesen dar la versión real de lo que había pasado con ella. Era un secreto de estado y era mejor no sacarlo a la luz. Para ellos era una perra rusa y se acabó.

Tienes razón en lo de que todavía se utlizan animales y, lo que es peor, seres humanos en experimentos científicos poco fiables y seguros. Todo esto pone los pelos d epunta.

Un saludo

Nikkita dijo...

Hola Jose Luis, la verdad es que esta historia siempre me ha parecido triste, por el hecho de que sea tan popular y la llamemos por su nombre, pero es cierto que a día de hoy se sigue experimentando con animales y a veces con personas en pro de la ciencia, y estoy de acuerdo contigo en que en muchas ocasiones estos experimentos dejan mucho que desear.
Saludos.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Carmen, Nikkita,

en aquellos años "a lo mejor" podría tener una explicación ya que los medios técnicos y la sensibilización hacia el medio ambiente, el cuidado de los animales, etc... no estaban muy avanzados pero lo de hoy en día en el primer mundo no tiene mucho sentido en muchos casos... hay otros en los que desgraciadamente no queda más remedio pero hay formas de limitar mucho el sufrimiento...

Juan dijo...

Como siempre, los animalillos inocentes, siempre en la experimentación de los humanos. Una pena.

juana dijo...

que poco considerados y respetuosos somos los humanos, realmente me da mucha bronca la falta de sensibilidad hacia los animales.
pobrecitos ellos nos siguen amando dignamente, tendríamos que aprender de ellos.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Juana,

los que he hemos tenido algún animal en nuestras casas sabemos lo que es que te demuestren amor incondicional...

saludos,

Len0re dijo...

Siempre senti una especial debilidad por esta perrita, dandome a la vez muchisima pena. Si a eso le sumas ahora, el corto espacio de tiempo que sobrevivio, me parece mucho mas lastimosa. Gracias por esta historia-aclaración.
No deberían experimentar con seres vivos, es una práctica cruel.

Saludos

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Len0re... muchas gracias por tu comentario, a mi la verdad que saber que el animal murió relativamente pronto me da cierto consuelo, ya que si hubiera vivido los 10 días previstos en ese cajón creo que hubiera sido mucho peor.

Un saludo y espero seguir contando con tus comentarios...

Anónimo dijo...

Deseo solo hacer dos (2) correcciones:4to. parrafo dice"andaron dando..".. se dio versiones..;.
lo otro:Nikita Krushev

Anónimo dijo...

Este fue el verdadero final de Laika despues de su muerte:

El Sputnik 2 orbitó la Tierra 2.570 veces, durante 163 días. La nave explotó al entrar en contacto con la atmósfera el 14 de abril de 1958

Al final la pobre, volvió a la tierra, no de la mejor manera, pero volvió...