viernes, 18 de junio de 2010

La Misericordia

Nos dice el diccionario de la Real Academia de la Lengua, en su primera acepción, que Misericordia es la "Virtud que inclina el ánimo a compadecerse de los trabajos y miserias ajenos". 

Sin embargo la entrada no va a tratar sobre esta pía inclinación humana hacia la bondad, si no sobre la otra gran inclinación humana, es decir, la de matarnos los unos a los otros.

Este virtuoso nombre lo recibía una daga que los soldados portaban, normalmente a la espalda a la altura de los riñones, como complemento inseparable de la espada, era un cuchillo fino, más largo que un puñal pero más corto que una espada, vamos, lo que viene siendo una daga... Fundamentalmente tenía una triple utilidad, la primera era la de ayudar en la lucha cuerpo a cuerpo parando acometidas de otras armas blancas, la segunda, la de beneficiarse de su diseño para clavarla en el cuerpo de los enemigos aprovechando los huecos y las juntas de las armaduras y la tercera, la que le da su curioso nombre, la de rematar a los heridos y moribundos,  acción que cuando se generalizó el uso de las armas de fuego se llamó el tiro de gracia.

Este tercer uso no solo se utilizaba contra enemigos, sino que era también utilizado desde antiguo, por soldados y por galenos castrenses para acortar los  sufrimientos de los heridos y moribundos propios, eutanasia activa que se dice ahora.

Los tercios españoles hicieron gran uso de este arma, en la saga del Capitán Alatriste se hacen varias referencias a la misma, y en un plano más académico lo encontramos en el libro Tercios de España: la infantería legendaria de Fernando Martínez Laínez y José María Sánchez de Toca Catalá:

"Para los soldados españoles del XVI era el complemento casi inexcusable de la espada. Según un ilustre enemigo, los españoles:
"...se baten espada en mano, no retroceden jamás; paran el golpe con el puñal que llevan siempre y cuando hacen con él el gesto de tirar al cuerpo debéis desconfiar de la cuchillada; y cuando os amenazan con la cuchillada, debéis creer que quieren alcanzaros el cuerpo ... son temibles con la espada en la mano a causa de sus puñales ... he visto varias veces a tres o cuatro españoles hacer huir a varios extranjeros y echarlos por delante de ellos como a un rebaño de corderos ..." "

Dentro de los tercios la daga de misericordia recibía también el jocoso nombre de Quitapenas.

Pero no solo los soldados españoles hicieron uso de este arma, por ejemplo, se sabe que en la batalla  de Agincourt entre franceses e ingleses, Guerra de los Cien Años, fue muy utilizada, solo que ellos la llamaban Ballock.

Fuentes: 
Diccionario de la RAE, Web de Arturo Pérez Reverte, Google books (Tercios de España: la infantería legendaria) y Wikipedia.

14 comentarios:

Cayetano dijo...

Esta espada corta era para asestar el golpe traicionero, la puntilla, la cuchillada sorpresa al que luchaba sólo con la espada. Muy difícil poder defenderse del que la manejara bien. Como bien dices que aparece en Ala Triste.
Y en cuanto al nombre, mejor no comentar.
Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Cayetano,

El nombre se comenta por si solo....

buen fin de semana...

Xibeliuss dijo...

Sin duda, una eutanasia muy activa.
Saludos

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Activísima Xibeliuss..... una eutanasia por la vía más rápida...

CarmenBéjar dijo...

Qué matices tiene la lengua castellana. ¡Dar el apelativo de misericordia a una daga! De todo sería menos misericordiosa, porque irremediablemente mandaba al otro barrio a quien se la clavaban... En una faena taurina equivaldría al descabello (palabra también, cuando menos curiosa, como esa otra de Quitapenas).

Un saludo

Mathias, Rey Viudo de España dijo...

mi humilde opinión sería totalmente distinta a la de Carmen; ni deseo imaginar lo que serían aquellas heridas de 20 cm que solemos ver en las películas, prefiero un cuchillazo de gracia,jajaja

Saludos

Juan dijo...

La verdad que con lo que me gusta la vida y el buen rollo en general, me deja helado tu entrada de hoy. Pensar en cómo matar mejor o en matar a alguien para acortarle el sufrimiento, difícil situación, tener que matar a tu compañero para evitarle sufrimiento. Afortunadamente no tenemos experiencias así, pues no hemos sufrido ninguna guerra. Todo lo contrario a nuestros abuelos y padres, que sufrieron esas cruentas guerras de Marruecos y Civil española.
Saludos José Luis.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Carmen, este nombre denota un negro sentido del humor.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Mathias,

en situaciones complicadas soluciones complicadas, porque me pregunto yo ¿cuantos de los acortados eran realmente heridos mortales? me da que en alguna ocasión se utilizó más que como medida de gracia como medida para quitarse de encima la carga de algún que otro herido, sobre todo si era un enemigo.

En cuanto a la forma "oficial" de uso, opino como tu, si no hay escapatoria cuanto más rápido mejor.

saludos,

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Juan,

en la actualidad nosotros no vemos esta realidad de la guerra, pero en los hospitales estos casos de ver que es mejor para un paciente terminal se ve a diario.

Un saludo

Nikkita dijo...

Jose Luís, conocía el uso, y habia oído lo de "quitapenas", pero no conocía el nombre de "misericordia". Un poco irónico el nombre frente al uso....
Saludos

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

el típico humor negro español Nikkita... somos así... ;)

PACO HIDALGO dijo...

Interesante reflexión sobre esta curiosa daga, cuyo nombre no tiene nada que ver con ella. Volveremos a estar en contacto en septiembre, pues ahora nos tomamos unas merecidas vacaciones. Un cordial saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Que pases un buen verano Paco.... nos vemos en septiembre...