domingo, 29 de marzo de 2009

Los Consejos de Guerra de Franco. Tercera Parte

En esta entrega y en la siguiente voy a tratar el desarrollo de estos procesos judiciales. Para ello comenzaré con el proceso de 1947 en el que resultaron condenados Agustín Zoroa y Lucas Nuño los cuales fueron detenidos en Madrid en Noviembre de 1946 junto a 14 militantes más, el diario La Vanguardia, en su sección La Vanguardia del Siglo, lo narra de la siguiente manera:

"Por diversos conductos, llegó a la Dirección General de Seguridad la noticia de que, procedente de Francia, se disponía a entrar en España un sujeto con el encargo de organizar una campaña de propaganda comunista en nuestro propio suelo" se cree que estos conductos se resumen en un chantaje a una colaboradora de Zoroa.
..."una vez identificado como Agustín Zoroa Sánchez, se le permitió seguir en libertad, sometido a discreta vigilancia, lo que facilitó la localización de un piso donde Zoroa se reunía con cómplices y colaboradores."..."En manos de la policía cayeron tres imprentas perfectamente equipadas, dos emisoras-receptoras, documentación con listas de adeptos, lo cual constituía el aparato de propaganda del partido comunista"
De lo que se deduce que Zoroa sería el responsable de la propaganda del partido comunista en el interior de España.

Consejo de Guerra del 19 de Diciembre de 1947: El Consejo fue presidido por el teniente coronel Enrique Eymar Fernández y como asesor actuó un tal Larrea, del que no he encontrado más información, en este proceso se sentaron en el banquillo 22 acusados, de estos solo he averiguado el nombre de dos de ellos, los ya citados Agustín Zoroa Sánchez y Lucas Nuño Baos. Aunque es más que probable que entre los otros encausados se encuentren las otras personas detenidas con ellos, las cuales según la crónica de La Vanguardia se trataría de, ..."Silverio Ruiz Daimiel, Emilio Carreras Serrano, Jesús Pinilla Lucas, Aurora Sánchez Tudela, Pilar Claudín Pontes, Francisco León Blázquez y ocho individuos más" de los 22 fueron condenados a muerte 5.

El proceso estuvo plagado de irregularidades, incumpliéndose la ley vigente en ese momento, ya que a los acusados se les negó el derecho a elegir a su defensa cuando la ley les permitía elegir defensor entre los tres escalafones del ejército. Además este abogado "defensor", nombrado de oficio, incurrió en varias ilegalidades, como no estudiar la defensa con los acusados y cayendo en sus conclusiones en delito de "falsario", el cual lo define nuestro actual Código Penal como:

..." la intención de narrar ante el tribunal algo distinto a lo que realmente acaeció, a sabiendas de la discordancia entre lo que se cuenta y lo acaecido"...

También el tribunal privó a los acusados del derecho de audiencia, aún después del consejo, evitando así la petición de nulidad del proceso, llegando las autoridades de la prisión a romper el escrito con la solicitud, solicitud que la propia ley franquista amparaba.

Foto de presos políticos en el patio del Penal de Ocaña

La sentencia de Zoroa y Nuño fue la siguiente:

..."Pena Capital como consecuencia de sus actividades criminales, al frente de grupos que han realizado numerosos delitos, contra las personas y la propiedad, organizando y dirigiendo patrullas armadas"...
Es decir, fueron condenados por terrorismo cuando fueron detenidos dentro de una red de propaganda.

Finalmente, en la noche del 28 de Diciembre de 1947, y a pesar de las protestas internacionales incluida la del Vaticano, los acusados Zoroa y Nuño fueron sacados de sus celdas anunciándoles que iban a firmar la conmutación de sus penas cuando en realidad les llevaban ante el pelotón de fusilamiento, una macabra inocentada que muestra, una vez más, el negro sentido del humor de los agentes del régimen. Tras la ejecución los cadáveres fueron enterrados sin ataúd en una fosa sin nombres. Los otros 3 condenaros a muerte tuvieron más suerte ya que a ellos si que se les conmutó su pena.

14 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Madre mia, que fuerte!!
Lo que mas me ha impresionado es eso que cuentas al final de que los llevaban diciendoles que era para firmar la conmutacion de sus penas. Que sadismo!
Ya tuvo que ser la cosa para que protestara el Vaticano, que barbaridad.
Ya ves, hacian las leyes que les daba la gana y total luego se las pasaban ellos mismos por el forro.

Un saludo, monsieur!

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Las leyes ya eran de por sí malas, pero además se cumplían solo en según que casos...

Juan dijo...

HOLA, EL TEMA ES INTERESANTÍSIMO. NO VOY APENAS A DECIR NADA, PORQUE SÓLO SE ME OCURREN LOS VERDADEROS EPÍTETOS QUE SE MERECE ESE .........LLAMADO FRANCISCO FRANCO.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Gracias Juan por tu comentario, próximamente tendré lista la cuarta y última entrada sobre el tema dedicada al Consejo de Guerra de Julián Grimau.

Juan dijo...

GRACIAS POR INCLUIR MI MODESTO BLOG ENTRE TUS FAVORITOS. UN SALUDO JOSÉ LUIS.

Juan dijo...

Sobre el tama me introduje hace años con un libro muy bueno llamado: Las víctimas de la guerra civil, coordinado por el gran historiador Santos Juliá y en el que colaboraron muy buenos historiadores. Es muy interesante la tercera parte que es la dedicada a la postguerra (1939-1947). Imagino lo habrás leido. Saludos de nuevo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Juan,

No he leído el libro que me comentas, me lo apunto en mi lista de futuras lecturas. Sobre la época de Franco, el libro que más me ha marcado es el de Paul Preston, Franco Caudillo de España.

Juan dijo...

Naturalmente José Luis, es el gran historiador hispanista. Lo leí casi cuando salió allá por 1994. Preston tuvo que soportar los silbidos de los fachas hace unos años en los cursos de verano de El Escorial. Es el mejor conocedor de Franco hoy. Me gusta su método mucho, en general el estilo inglés. No se muerde la lengua para decir lo que el investiga sin apasionamientos ni nada. En otras conferencias llegó a comparar el terror nazi con el franquista y llegó a decir que, proporcionalmente fue peor el frnaquista.

Juan dijo...

Por cierto te voy a decir que hay dos libros tsmbién que pueden interesarte. Uno se llama La columna de la muerte, de Francisco Espinosa. Es el avance franquista de Sevilla a Badajoz. Trata las matanzas y crímenes del ejército "nacional" en su marcha a Madrid ese ´trágico verano de 1936.
Como dices que te gusta viajar y estudiar historia en esos viajes te diré que hay un libro muy interesante y que ya hay que buscarlo en librerías de viejo o por Internet. Se llama Itinerarios de la guerra civil española. Lo escribe Eladi Romero, publicado en Laertes, Barcelona, 2001.Viaja por los escenarios bélicos y describe con rutas los detalles de aquellos sucesos. Muy interesante ese libro.
Saludos.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Gracias Juan por tus recomendaciones, me van a reportar muchas horas de entretenimiento .... :)

Anónimo dijo...

El desarrollo de todo este proceso con causas, origenes, vida de todos los protagonistas aparecen en un excepcional libro de un historiador Carlos Fernández Rodriguez. "La lucha es tu vida. Retrato de nueve mujeres combatientes republicanas". de la Fundación Domingo Malagón, siendo dos de sus protagonistas, amigas y compañeras de luchas de Agustín Zoroa.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Desconocía la existencia del libro que comentas, pero intentaré hacerme con el.

Gracias.

sombras1966 dijo...

Mi abuela era la hermana de Agustin Zoroa, conservo de él fotografias y cosas personales, también de la que fuera su mujer Carmen de Pedro. Una historia impresionante.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Hola Sombras...

Muchas gracias por tu comentario, las familias como la vuestra son las que mejor que nadie pueden dar testimonio del horror que fue aquello.

Saludos,