martes, 27 de octubre de 2009

El Puente de San Pablo

El Puente de San Pablo, es uno de los lugares más conocidos de la ciudad de Cuenca dadas las espectaculares vistas que desde el se tienen de las famosas Casas Colgadas y de la Hoz del Huecar. El puente comunica el antiguo convento de Los Paules, actual Parador Nacional, con el casco antiguo, en el momento de su construcción centro urbano de Cuenca.

Este puente fue construido en 1534 bajo el mecenazgo del canónigo Juan del Pozo, con un coste de 63.000 ducados, y unas dimensiones de 133 pies de largo y 300 de alto, contaba con cinco arcos de cantería. Y digo contaba por que en 1902 se vino definitivamente abajo. El motivo de su ruina, aparte del paso del tiempo, fue la mala calidad de la factura de la obra, ya que los fondos con los que se dotó su construcción no dio para muchos alardes.

Tras su caída, se encargó el proyecto del actual puente al arquitecto valenciano José María Fuster, y fue financiado en su mayor parte por el Seminario de la ciudad, el ayuntamiento colaboró con 700 pinos y 500.000 maravedíes. Pero de nuevo los fondos volvieron a quedarse cortos y la obra fue finalizada con los aportes del entonces obispo Wenceslao Sangüesa, esta doble financiación motiva que en el puente se exhiban el escudo del Seminario y el del obispo Sangüesa y que el último tramo de la pasarela metálica sea de un diseño más sencillo que el resto del puente, como puede observarse en la siguiente foto:

Pinchar en la imagen para ampliar

Finalmente el 19 de Abril de 1903 el nuevo puente fue inaugurado y bendecido por el Cardenal Primado de España Ciriaco María Sancha, actuando de padrinos Joaquin Zomeño, alcalde de Cuenca, y doña Josefa Cobo de Zomeño, es decir su señora esposa. Durante dicho acto hubo un gracioso que provocó el pánico de los asistentes, lo recogía así El Correo Católico:
"un conocido caballero, cuyo nombre no deseo revelar, puso en ejecución la perversa idea de forcejear una de las barandas, hasta el punto de imprimirla un fuerte movimiento, dando al mismo tiempo voces de peligro, lo que determinó una funestísima alarma que pudo tener las más fatales consecuencias".

Fotografía de la inauguración el 19/04/1903

Esta es la historia, como digo, de uno de los monumentos más
conocidos de Cuenca, el cual nos brinda una de las postales más bellas de mi ciudad:

Foto cortesía de Cayetano Gea

Por último un consejo a turistas, si queréis que cualquier conquense sienta deseos de arrojaros por el puente solo tenéis que preguntar por la Casas Colgantes y la procesión de los borrachos, recordad que las casas son Colgadas y la famosa procesión es la de las Turbas o Camino del Calvario.

Fuente: El Día de Cuenca 19/10/2009

21 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Jiji, ya ya, algo sabia yo de que no se podia decir eso de casas colgantes, si. Espero no olvidarlo. Hombre lo de la procesion parece obvio que llamarla de los borrachos no es muy respetuoso. Eso seguro que no se me escapa.

Lastima que se viniera abajo un puente tan antiguo, pero bueno, sus siglos duró, cosa que no puede decirse de todas las construcciones modernas precisamente.

Buenas noches, monsieur

Bisous

Cayetano dijo...

En la primavera pasada estuve en Cuenca y me alojé en el Parador. ¿El puente que comunica peatonalmente con el casco histórico es el que dices? Yo creo que debe ser ése. Desde él hice fotos a las "casas colgadas". La vista es impresionante.
Un colega de Cuenca provincia ya me habló de la "procesión de los borrachos", aunque muchos la llaman de otra manera. Lo de "colgantes" algunos se lían con los jardines de Babilonia. Luego también está lo de "poner a uno mirando a Cuenca"
Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Dama... una verdadera lástima, además coincidió que un año antes se hundió la fachada de la Catedral, por lo que fueron unos años complicados para los monumentos conquenses...

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Cayetano,

Efectivamente se trata del mismo puente, y he puesto una de las fotos que me mandaste.

En cuanto a la procesión, "muchos la llaman de otra manera" en Cuenca todo el mundo la llama por su nombre, la de las Turbas...

Xibeliuss dijo...

Jopé con el famoso caballero! Un auténtico bromista.
He de confesar que varias veces he cometido los pecados que comentas: espero no volver a caer.
Un saludo, José Luis.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Xibeliuss... avisado andas jajaja... en el fondo somos buena gente... un tanto huraños de primeras pero luego no somos nadie... ;)

Cayetano dijo...

Usted disculpe, don José Luis; pero el amigo que te dije es de Carrascosa, ahora no sé si del Campo o de la Sierra, vamos que es de la provincia, pero paisano tuyo y fue él el que me contó lo de la "Procesión de los borrachos". Yo no tengo la culpa, mire usté.

Cayetano dijo...

No había caído en el pie de foto de la imagen del Parador. Muy amable por tu parte.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Bueno... es que los de Carrascosa como los de media provincia y provincias aledañas son de los que van esa noche a Cuenca a pillarse la corgorza del año... pero los aborígenes capitalinos la llamamos "Las Turbas"... algún día contaré la historia de la Procesión y el por qué de lo de los borrachos, ya que ese calificativo salió en su momento de la propia Cuenca.

Nikkita dijo...

No sabia la historia del puente, aunque si sabia lo de no preguntar por "las casas colgantes" o "la procesión de los borrachos".
Preciosa ciudad Cuenca, digna de ser visitada varias veces.
Un saludo

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Gracias Nikkita,

Como conquense me llena de orgullo tu comentario..

carmencmbejar dijo...

Pues fíjate que no conozco la ciudad (mea culpa), pero al ver la primera fotografías con el puente de los cinco arcos, tan esbelto, magnífica construcción en piedra, he pensado: "a mí no me suena esto en Cuenca". Claro, cómo me iba a sonar si el puente actualemente es otro.

Dichoso ahorro de materiales y luego pasa lo que pasa: una parte al arquitecto, otra al constratista, otro al concejal de obras, y una vez pasados varios filtros económicos más, el resto es para los materiales. En fin...

Un saludo

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Carmen,

Por lo que se cuenta, parece que el problema no vino por una distracción de fondos... clérigos y canónigos poseen mucha habilidad a la hora de recolectar dinero, ahora y antes... y ese dinero pasa directamente a la Cofradía del Puñoprieto, es decir, hacerles aflojar la guita es una tarea titánica y cuando la sueltan siempre es con cuentagotas y lo mínimo necesario. Y esto parece que es lo que sucedió con el puente ya que desde el primer momento hubo problemas en él y las tareas de mantenimiento fueron constantes...

Juan dijo...

Muy buena entrada José Luis. Es puente siempre me gustó, porque esa arquitectura del hierro de principios del siglo XX me ha interesado siempre y por la vistas tan espectaculares quye se divisan. Me acuerd cuando era veinteañero, allá por los años 80 e iba a Cuenca por placer. Hace ya mucho que no voy. Recuerdo de había un cartel propagandístico en los coches que decía: Cuenca es única. En ese puente estuve muy perjudicado una noche de sábado por abusar del Rasolí en la marchita nocturna conquense. Jejejeje. Tienes una ciudad muy pintoresca, sobre todo en otoño, con los chpos y caducifolios con el cambio de color y el sol romántico y decadente de Castilla.
Saludos.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Lo de Cuenca es Única fue muy extendido, claro que a eso solíamos añadir que si no fuera así y hubiera otra nos habríamos ido todos a la segunda...

Yo también he cruzado ese puente en estado poco recomendable y alguna vez en moto... el culmen de la irresponsabilidad adolescente...

Ah! no es Rasolí... es Resolí... aunque en Cuenca la palabra la hemos pasado de aguda a llana y todos decimos Resoli... no me preguntes por qué...

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

y si... el Otoño es la mejor estación para visitar Cuenca... a mi es la que más me gusta...

Hugo Dolz dijo...

Hola.
Unos cuantos datos:
- Juan del Pozo invirtió casi toda su fortuna en construir el Convento de San Pablo y el puente, obras que comenzaron a la par, pero que en el caso del puente, dada su complejidad y la falta de fondos puntuales, se prologó durante unos 55 años, mientras que se había tardado unos 20 en completar el convento dominico.
- El puente de piedra tuvo sus fases de ruina, pero fueron parciales: tan sólo el segundo arco, contando desde el lado de la ciudad, sufrió ruina reitarada, incluso después de ser reparado una primera vez en 1788. Más de un siglo después, en 1895, se desplomaría de nuevo, debido al peso de una fuerte nevada, y esta vez habría que poner una solución inmediata, dado que el puente perdió empujes y cedió hacia donde faltaba el arco.
- No se cayó por ruina, sino que fue demolido con barrenos de dinamita, esa fue la penosa solución que el consistorio conquense decidió, alegando el desplome "inminente" del puente; pero se coje antes a un mentiroso que a un cojo: se compraron barrenos de dinamita en cantidad suficiente, o eso se creían, para derribar la construcción, pero se quedaron con tres palmos de narices cuando, después de utilizar todas las cargas, sólo dos arcos cedieron al derrumbe, conservándose el resto del puente en perfecto estado, así que no estaría tan mal construído.
- Se tuvo que ir a Madrid a por más dinamita, para acabar de derribar el puente por cabezonería, lo que a los vecinos de la ciudad hizo hervir la sangre, lógicamente, y como quiera que el Ayuntamiento derribó y no quiso saber nada más de puentes o sucedáneos, se tuvo que dar salida al nuevo puente con capital privado, efectivamente.
- El diseño del nuevo armazón metálico era homogéneo, pero justo antes de su inauguración (2 meses, creo), fue un temporal de viento el que tiró abajo la inacabada estructura, que hubo que rehacer deprisa y corriendo, provisionalmente, para que el puente pudiera ser deambulado en los plazos previstos. Y así, provisionalmente, lleva abierto casi 109 años, en espera de que sea terminado según los planos previstos... :-D

Espero que nadie se moleste, no pretendo contradecir a nadie, simplemente son datos que deseaba aportar.

Hugo Dolz dijo...

Y añadiré también una graciosa anécdota, documentada por el cronista Muñoz Soliva, cuando el puente era de piedra y el segundo arco presentaba un paso ya precario, sostenido apenas por algunas dovelas:
"En 1817 y dia de San Antonio, apostando dos reales el estudiante Manuel Saiz y Saiz y otro compañero, a que se ponía en pie en una piedra que sobresalía en el deteriorado machón, recalcándose en ella y diciendo "Has perdido", cayó con la misma sobre la colina sobre la que el machón está fundado, y desde allí rodando hasta cerca del río. Creyóse moriría luego a luego, pero sanó perfectamente y apenas se le veía renquear de la pierna izquierda y que el hombro del mismo lado se le quedó más bajo".

Los conquenses siempre hemos sido intrépidos, jejeje.
Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Hola Hugo...

En absoluto molesta tu comentario, es más complementa y da luz sobre la entrada.

Por lo que solo puedo darte las gracias por ello.

Saludos...

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

... y bueno yo también podría contar alguna que otra burrada que en primera persona he protagonizado en el puente... como cruzarlo en moto... que tiempos, que inconsciencia jejeje...

Saludos Paisano!!!