martes, 15 de septiembre de 2009

Los barcos de Calígula del lago Nemi

A unos 30 Km al sur de Roma está el lago Nemi y en el abundan los signos de su pasado clásico, como la Vía Sacra, el templo de Diana y la villa de César.

De acuerdo con Suetonio, Calígula construyó dos barcos en su villa imperial del lago. Ecos que no se extinguieron de la imaginación popular, ya que los pescadores continuaban sacando objetos en sus redes que testificaban su glorioso pasado.

En 1446 el cardenal Próspero Colonna fue el primer hombre en hablar de recobrar los buques imperiales y eligió a León Battista Alberti para el trabajo. No se recobró nada excepto fragmentos y trozos de caños de plomo.

En 1535 Francesco De Marchi lo vuelve a intentar, pero no se obtuvieron resultados ni de nuevos datos ni de hallazgos.

En 1827 se hizo otro intento, con Annesio Fusoni como protagonista. Lograron extraer muchos pedazos como mosaicos, mármoles, trozos de columnas y caños de terracota. Cuando trataron de extraer trozos más grades mediante un malacete y sogas estas se rompieron. Debido al mal tiempo los trabajos afortunadamente se terminaron, y digo afortunadamente porque esta aventura causó más daños que el paso del tiempo, y de no haber abandonado, el buque entero habría sido cortado pieza a pieza. Además los objetos recuperados desaparecieron sin dejar rastro.

En 1895 Eliseo Borghi comenzó una investigación sistemática del área. Los resultados fueron mejores esta vez, se localizó uno de los buques, se recobró la cabeza de uno de los timones y varias esculturas de animales en bronce.

Siguiendo las indicaciones de un pescador, se encontró el segundo barco.

El 15 de noviembre de 1895 Felice Berbabei, director del Departamento de Antigüedades hizo un informe que probaba la existencia de las naves y que debía pararse su devastación. El gobierno paró los trabajos y solicitó a la marina una investigación de los restos.

El ingeniero Malfatti de la marina hizo un informe donde estaban claros todos los aspectos del hallazgo y la viabilidad de su recuperación. Los puntos importantes eran:

1. La Prima Nave está a 50 metros de la costa sobre su lado de babor en una profundidad de 5 a 12 metros.
2. El largo del casco es de cerca de 64 metros y una manga de 20 m.
3. Los maderos que están cubiertos de barro están bien preservados, pero donde están expuestos por anteriores trabajos de recuperación están muy dañados.
4. La Seconda Nave está a 200m de la otra entre 15 y 20m de profundidad.
5. El largo de este barco es de unos 71m y 24 de manga.
6. Está sobre su lado de babor.

Malfatti creía que el rescate de ambos barcos era posible, pero que después de 2000 años no podrían aguantar una operación convencional de rescate. Por ello, si los buques no se podían llevar a la superficie, la superficie seria bajada hasta los buques.

Su plan era drenar el lago por un túnel hacia el exterior. En 1926 una comisión acordó seguir el plan Malfatti.Para ello se decidió renovar un antiguo acueducto pre-romano, y a través de las antiguas galerías el 28 de octubre de 1928 se comenzó a bombear agua del lago.

El 28 de marzo de 1929, al nivel -5,52m las primeras partes de la Prima Nave aparecieron desde las aguas. El 3 de septiembre de 1929 el nivel de las aguas habían bajado -11,28m,por lo que el casco emergía completamente.


El 19 de septiembre, miembros del Congreso del Instituto de Arquitectos Navales, de la Royal Navy y técnicos de astilleros británicos fueron a admirar este precioso ejemplo de arquitectura naval, con Vittori Malfatti como guía.

El 10 de junio de 1931 el segundo barco emergió completamente de las aguas. El casco de la Seconda Nave estaba extremadamente bien conservado debido a los sedimentos. Se habían movido 40 millones de metros cúbicos de agua.

El 22 de agosto de 1931 tuvo lugar un movimiento de tierra del antiguo lecho, lo que causó un aumento de medio metro del nivel del lago. Parecía el fin del proyecto, pero la marina solicitó al gobierno que continuara. Y se continuó, esta vez la segunda nave fue liberada del agua y el barro totalmente.

La comisión estaba preocupada de la preservación de la madera que el barro había protegido y que en contacto con el aire se resquebrajaba y descomponía rápidamente. Se solicitó asesoramiento al Museo de Oslo, especialistas en la conservación de barcos vikingos. Siguiendo el consejo escandinavo se usó un alquitrán vegetal diluido en solventes.



La recuperación de las naves permitió conocer el avanzado estado de la construcción naval romana. Se hicieron pruebas con modelos de ambos cascos y demostraron tener bajos coeficientes de fricción para buques de baja velocidad que debían ser empujados por vela o remos. Nunca fueron hechos para navegar en aguas abiertas.

La primera galera media 71,2m de eslora , 67,3 en la línea de flotación y una manga de 20m, con un casco redondeado. La proa se curvaba hacia atrás y la popa tenia forma de cola de pescado.


La segunda era más rectangular, tenia 73m de eslora, 68,9 en la línea de flotación y 14, 4 metros de manga.

Para hacernos una idea de las dimensiones de las naves, no tenemos nada más que compararlas con otros navíos de otras épocas, así la nao Victoria con la que el Cano dio la primera vuelta al mundo tenía 25 m. de eslora, los grandes navíos del siglo XVIII andaban sobre los 60m. , y el que fuera el mayor buque de guerra de su época el Santísima Trinidad (hundido por las heridas de la batalla de Trafalgar) llegaba a los 70 metros.

Otro descubrimiento importante fue un ancla de brazos móviles. Este diseño había sido introducido en la Royal Navy por Nelson en el siglo XVIII, por lo que fue rebautizado entonces como “ancla romana”.

También se hicieron hallazgos extraordinarios en el campo metalúrgico. Cada metal y aleación usada en los buques estaba perfectamente adaptada a los estándares actuales de calidad alemanes DIN.

Entre los artefactos hallados había decoraciones de interiores, fragmentos de mosaicos, vidrios y otros. Tanto material de ornamentación, junto a la fama de Calígula de libertino, llevó a los arqueólogos a creer que los barcos eran simplemente de placer. Una teoría reciente mantiene que los buques estaban relacionados con el culto a Isis, del que Calígula era seguidor, y que fueron hundidos intencionalmente tras el asesinato del emperador para erradicar toda memoria de dicho culto.

Y llegamos al triste final del 31 de Mayo de 1944, cuando ante el avance de los aliados hacia Roma, las tropas alemanas en retirada incendiaron ambos buques, se cree que de forma intencionada.

Fuentes:
Historia y Arqueología Marítima (www.histamar.com.ar)

Fundación Letras del Mar (www.letrasdelmar.com)
La Sevilla que no vemos (http://www.galeon.com/juliodominguez/2004/elcano.html)



11 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Anda que no construian bien los romanos, buques o lo que fuera. Tiene que ser impresionante poder rescatar algo asi y tener la ocasion de examinarlo. Una de esas cosas que se sienten casi vivas, parecido a estar en Pompeya.

Feliz dia, monsieur

Bisous

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Dama... tiene que ser emocionantísimo... volver a ver algo que no ha visto nadie en 2000 años... una pasada...

Xibeliuss dijo...

Buff, me ha parecido una historia un tanto agridulce: tanto el final como el hecho de vaciar el lago... hmm
Desde luego, la emoción de ver aparecer los barcos tuvo que ser indescriptible.
Saludos

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Xibeliuss... no vaciaron el lago por completo bajaron el nivel lo justo para sacar los barcos, ya que se encontraban cerca de la orilla.

En cuanto al final pues es muy triste, hacer mal por hacer mal sin esperar sacar nada de ello.

Cayetano dijo...

Historia curiosa la que nos traes hoy aquí. Este Calígula, el que de joven llevaba siempre las "caligae" puestas, de ahí su curioso sobrenombre, era un excéntrico de tomo y lomo, aparte de psicópata y asesino. Tenía caprichos de loco. A nosotros, por supuesto ya pasado el tiempo, lo que nos interesa son los restos que pudieran salvarse de aquella civilización que, por lo que parece, son escasos por culpa del incendio en la pasada guerra mundial.
Un saludo y ojo con "Incitatus".

José Luis de la Mata Sacristán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Cayetano,
La figura de Calígula es curiosa, hijo de Germánico uno de los generales más afamado y querido por el pueblo, comenzó bastante bien su gobierno pero la "rara" enfermedad que padeció le dejó secuelas... al menos eso se cuenta, que esa experiencia tan cercana a la muerte le marcó bien física, o psicológicamente o ambas a la vez...
En cuanto a Incitatus anda el hombre coceando por el senado...

carmencmbejar dijo...

Con la última frase me has chafado mi pregunta de ¿dónde se pueden admirar tales maravillas? Me imaginaba que iban a estar expuestas como un tesoro en algún museo italiano. Las guerras, siempre las guerras, y lo que no son guerras, el caso es que parte de nuestro patrimonio en buena parte desaparece. La buena noticia: que siempre hay algo nuevo por descubrir, por investigar.

Muy interesante el dato de que pertenecían al culto a Isis, sorprendente. E imagino que supondrían su estudio un gran avance para el conocimiento de la navegación romana y sus técnicas. Al menos espero que las fotografías y los inventarios realizados fueran lo suficientemente ricos y fiables para ser tomados como referente en la actualidad, aunque, no sé por qué, me temo que no.

Saludos

Juan dijo...

La verdad es que Italia debe ser un tesoro su subsuelo. Las alegrñias que aún nos tiene que dar la arqueología en general. El azar nos reserva sus fortunas y, de vez en cuando, nos regala hallazgos fabulosos que revolucionan la historia, tanto como las ciencias en general. La pena es que cuando hay un tesoro de estas características...¡zas! llega el ser humano y lo destruye. Lo que no puede el tiempo en miles de años, lo hace el hombre en pocos minutos.
Saludos.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Carmen,
Tiene que haber planos y diagramas muy detallados de ambas naves. De echo elaborando la entrada leí que en los 90 se presentó un proyecto para construir dos réplicas.
En cuanto a las técnicas de construcción a mi lo que más me sorprendió fue lo de la metalurgia y que esos metales en la actualidad pasarían los controles de calidad industrial, me parece sencillamente alucinante....

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Juan,
lo del subsuelo italiano tiene que ser como el griego, o sin irnos más lejos como el toledano o el de Mérida. De echo Roma o Atenas son dos de las capitales europeas que más tiempo han tardado en tener metro, ya que en cuanto levantan una acera aparecen restos.
La pena de este caso es que se destruyeran así, simplemente por hacer daño. Mal hubiera estado que se hubieran destruido por un bombardeo, o similar pero una acción premeditada...