miércoles, 2 de febrero de 2011

Lascuráin, "El Breve"

Muchos son los mandatarios que a lo largo de los tiempos han pasado a la Historia por el largo periodo de gobierno que disfrutaron, casos como Hiro Hito, la Reina Victoria, Luis XIV, Fidel Castro o Franco son de sobra conocidos y famosos. Pero el protagonista de la entrada tiene su sitio en la Historia precisamente por todo lo contrario, ya que posiblemente estamos ante el gobierno más breve, duró exactamente 45 minutos, es decir, lo que dura un tiempo de un partido de fútbol, si no contamos el descuento claro.

Pedro Lascuráin fue presidente de México durante 45 minutos exactamente, y su "gobierno" fue determinante en la historia del México de comienzos del siglo XX. ¿Como se come esto? pues esto se debe a que marcó el inicio oficial del intervencionismo de EE.UU en la política interior mexicana. Antes de todo esto Estados Unidos ya se había encargado de expandirse territorialmente a costa de su vecino del Sur, los estados norteamericanos de Arizona, Texas, California, Nuevo México... son buen ejemplo de ello.

Pongámonos en antecedentes, el 19 febrero de 1913 era obligado a dimitir de su cargo Francisco I. Madero, el cual 3 días después sería asesinado, algo que le había ocurrido a su hermano 4 días antes. Y es aquí cuando entra en escena nuestro protagonista de hoy, Lascuaráin juró la presidencia ya que era como ministro de Asuntos Exteriores le correspondía el cargo de acuerdo a la constitución mexicana de 1857. Entre las 17:15 de aquel 19 de febrero, hora a la que juró el cargo don Pedro, y hasta las 18:00 hora en la que dimitió, solo firmó un decreto nombrar a Victoriano Huerta como secretario de la gobernación. Esto convirtió automáticamente a Huerta en presidente cuando Lascuaráin dimitió.

¿Por qué de todo esto? pues los intereses de los Estados Unidos de la mano de su embajador Henry Lane Wilson que de esta manera trataba de asegurar y agrandar la intervención y las ganancias de las empresas de su país en suelo Mexicano, poniendo a un presidente flexible a sus "solicitudes".

Posteriormente Huerta en el poder se desdijo de todo lo pactado pero la injerencia yankee en México había comenzado y no precisamente por poco tiempo.


Fuente: Hemeroteca del Diario ABC

8 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Les salió bien la jugada, desde luego, puesto que la influencia se perpetuó en el tiempo. Siempre manejando los hilos en las sombras.

Feliz tarde, monsieur

Bisous

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Yo le llamaría "El Brevísimo"...en España el caso más sonado es el de Luis I que reinó 229 días en 1724 por la abdicación de Felipe V...luego en Francia tenemos la cadena de abdicaciones debidas a la Revolución de 1830 por la que Carlos X renunciaba sus derechos en su nieto Enrique de Artois en el cual pocos minutos antes había renunciado también sus derechos Luis Antonio, Duque de Angoulema, primogénito del primero. Enrique reinaría ficticia y efímeramente un par de días como Enrique V antes de que el Lugarteniente Luis Felipe de Orleans pasase a reinar como Luis Felipe I, siendo años después derrocado por Luis Napoleón, alias Napoleón III...

Un saludo.

Duncan de Gross dijo...

jejeje, menuda jugada de "El Breve"... :P

Cayetano dijo...

Si hubiera sido Papa se hubiera llamado Juan Pablo I. Jejeje.
Un saludo.

Retablo de la Vida Antigua dijo...

Interesante artículo para pensar sobre el tiempo. Como corresponde en un espacio dedicado a la Historia.

Saludos en mi primer comentario en su blog.

Xibeliuss dijo...

Curiosa historia, José Luis.
Los norte americanos siempre tan preocupados de su patio trasero...
Saludos

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

También lo podías haber titulado LASCURÁIN "EL LARGO", claro que la historia te hubiera cambiado y tendrías que haber escrito de su verdadero nombre en vez de su presidencia:
Pedro José Domingo de la Calzada Manuel María Lascuráin Paredes.

Un saludo.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Nadie podrá acusarle de aferrarse a la poltrona. Un saludo.