miércoles, 28 de enero de 2009

El Pernales


Pernales, es el apodo del último bandolero español, bandolero al uso que todos tenemos en la cabeza...vamos tipo Curro Jimenez. Todas estas figuras tienen un perfil muy definido y común, origen humilde, familia explotada por los poderes públicos o económicos, hambre, etc...
En el caso de nuestro personaje de hoy, nació en Estepa (Sevilla), donde los polvorones, en 1879 con el nombre de Francisco de Paula José Ríos González, su padre era bracero, jornalero, cabrero, etc, etc... es decir, el hombre trabajaba en lo que podía y cuando no podía pues se dedicaba a ratear y cometer pequeños hurtos, andanzas en las que desde niño le acompañaba su hijo. Durante una de estas salidas tubieron un encontronazo con la Guardia Civil que terminó con una paliza para el padre y unos pescozones para el hijo, este parece ser el suceso que marcó el inicio de su carrera delictiva y su odio hacia la Benemérita.
La carrera de este mozo fué fulgurante, sobrino de otro famoso bandolero de la época Antonio Ríos Fernández "el Soniche", decide formar su propia banda a imitación de la de su tio. No obstante en poco tiempo le superó en número de golpes y sobre todo en crueldad. Testimonios de esta crueldad la tenemos en sus primeras acciones como la violación en el cortijo de Cazalla, el asesinato del cortijero de la Hoyos, no se escaparon de su sadismo ni sus propias hijas a las que quemaba con monedas al rojo cuando lloraban... esta forma de actuar hizo que empezara a conocérsele por su extrema dureza como "el Pedernales" , mote que terminó derivando en el que le dió fama "el Pernales".
Su carrera fué evolucinando de los golpes de mano y robos a técnicas que hoy denominaríamos de mafiosas, es decir, "solicitaba" a pesonas acaudaladas, o grandes propietarios sumas de dinero a cambio de dejarles en paz, normalmente 1000 pesetas, cantidad que pagaban para ahorrarse una cosecha quemada, una paliza o perder la vida. Este cambio de método le trajo dos grandes ventajas, por un lado en dinero le venía "solo" y por otro el dedicarse a extorsionar a los ricos le hizo ganarse las simpatías y ayuda de los desfavorecidos, como campesinos, pastores, etc, con los que solía compartir cigarros y algún que otro duro, de donde le viene la fama del Robin Hood español.
Todo esto se empezó a desmonoronar cuando se enamora de una nueva moza natural de un pueblo llamado El Rubio. Cuando la Guardia Civil se percató de que El Pernales andaba mucho por esa zona, incrementó sus miembros y esto le obligó a empezar a moverse, y por lo que se cuenta les daba esquinazo con vastante facilidad, pero el juego del gato y el ratón estaba empezando a terminar. Cuando vió que el acoso de las fuerzas del orden empezaba a ser ya muy peligroso quedó con su amante (ya que estaba casado anteriormente) en verse en Valencia con el fin de huir a América. Estamos en el año 1907 y nuestro protagonista cuenta con 28 años, en este último viaje le acompaña Antonio Jiménez Rodríguez "el Niño de Arahal", el más fiel de sus hombres que se niega a dejarle solo.
Llegando a la zona de Alcaraz (Albacete) preguntan por el camino a seguir al guarda forestal Gregorio Romero Henares que como ex-miembro de la Guardia Civil cree reconocer al famoso bandido y así se lo comenta al juez de Villaverde y toda la Guardia civil de la zona sale en su busca, localizándolo, abatíendolo y entrando a partir de entonces en la leyenda, ya que las gentes del lugar se negaron a admitir la muerte del bandolero y en imaginario popular El Pernales consigió llegar a Mexico.
Foto de los cadáveres de El Pernales y el Niño Arahal

Dentro del informe de la Guardia Civil a parece el inventario de los efectos personales de ambos bandidos:
Via Wikipedia:
Al Pernales se le ocupó, un macho castaño oscuro, una escopeta de dos cañones de fuego central de retroceso, un revólver sistema Smith de seis tiros, un anteojo de larga vista, un reloj sistema Roskof, una cartera de bolsillo con tres billetes de 100 pesetas, una pluma para escribir, una carta con un sobre que se dirigía a Carmen Morales González, calle Alcoba, Estepa, participándole a su madre que tenía un hijo más, firmándola Francisco Ríos y otra carta en un sobre, sin dirección, proponiendo a una tal Mariana que asistiera a una entrevista para llevársela al campo, entre otras cosas. Al Niño de Arahal se le ocupó una yegua castaña clara, un revólver sistema Smith, una navaja de muelles de grandes dimensiones, fabricada en Albacete y una cartera de bolsillo con cuatro billetes de 100 pesetas, entre otras cosas.

Para saber más de esta figura os recomiendo:
http://www.dipualba.es/archivo/estudios/el_pernales.htm
aquí podréis leer su biografía completa y el infome íntegro de la guardia civil.

3 comentarios:

Mar Romera dijo...

Mira que había oído hablar de él a mi padre y a mi abuelo pero descoscía conocía su historia. Me alegro que la hayas sacado a la luz.

Mil saludos.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Gracias por tu comentario... la verdad es que es un personaje muy arraigado en la cultura popular de muchos sitios de España sobre todo desde Albacete hacia el Sur...

Saludos,

Javier Peralta Medina dijo...

Hola, José Luis
Tu entrada dice mucho de lo que conoces, y veo que has hecho los deberes.
Soy un mitómano de El Pernales, y en mi blog tengo varias entradas dedicadas a el.
Te invito a visitarlas.Este es su enlace:
http://laesquinadeltuerto.blogspot.com/2009/05/el-pernales-historia-y-musica-del.html
Un saludo desde Albacete