martes, 28 de junio de 2011

Real Coliseo Carlos III de Aranjuez

Hasta la llegada de la Dinastía Borbónica las representaciones teatrales, salvo la excepción del Coliseo del Palacio del Buen Retiro,  en España se realizaban en infraestructuras provisionales en plazas, patios y corralas, buen ejemplo de ello es el Corral de Comedias de Almagro.

La nueva corte, muy aficionada a la actividad teatral, se propuso dotar a los Reales Sitios de locales permanentes para estas representaciones.

Así en el reinado de Carlos III, entre 1770 y 1778, y bajo el diseño del arquitecto francés Jaime Marquet se construyeron 3 de estos teatros de corte en Aranjuez, El Pardo y San Lorenzo del Escorial, de los cuales se conservan en nuestros días el primero y el tercero, habiéndose perdido el del Pardo. Estos teatros siguieron la línea, o la moda, de otras construcciones similares en las cortes europeas como el de Swetzingen en Alemania (1752) o el teatro Drottinholm de la corte de Estocolmo (1770).


El de Aranjuez, objeto de esta entrada, acaba de ser rehabilitado, o más correctamente reconstruido. Y es que desde los años 90 del siglo pasado prácticamente solo conservaba en pie su fachada principal. La reconstrucción ha sido realizada por el arquitecto Mariano Bayón, el mismo que ha rehabilitado el teatro de corte de El Escorial. En la obra se ha mantenido el diseño, la planta y muchos de los ornamentos originales del edificio como los frescos y las vigorosas vigas de madera de la nave principal.

Y es que el edificio ribereño a lo largo de sus casi dos siglos y medio de historia, posiblemente sea el teatro cubierto más antiguo de España, ha pasado por multitud de avatares y usos, no solo como teatro o sala de representaciones líricas como óperas y zarzuelas, sino que a comienzos del siglo XX era utilizado también como sala de baile, para lo que se tenían que retirar las butacas, y en 1933 fue finalmente reconvertido en cine hasta 1989, fecha en la que cerró sus puertas, hasta nuestros días en los que vuelve a renacer nuevamente con su función original, es decir, la de teatro.

Fuentes:
Revista: AranjueZ.
foto 1 de Juanin







10 comentarios:

Cayetano dijo...

Aunque el centralismo borbónico a muchos nos eche para atrás, está claro que la modernidad la trajeron ellos, como puede verse en este ejemplo.
Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Ya sabes Cayetano... Nueva Dinastía, nuevas costumbres, nuevos gustos, nuevos usos, entonces el estado era la monarquía y su renovación se terminó por reflejar en el resto del pais... aunque tubieran q pasar años para que esos cambios llegaran al común de los mortales

Juan dijo...

Vaya hombre ¡ya era hora! Desde inicios de los años 90 esperando ver por fin acabado el teatro ribereño. Una excusa más para dejarme caer opor Aranjuez. La primavera de 2010 fui por última vez y aún no termina de despegar Aranjuez, le sigo viendo un tono cutrecillo.
Saludos José Luis.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Pues si Juan... una excusa más para ir a Aranjuez aunque no les llames cutres que se lo toman muy a pecho... Ah! si vienes dame un toque que será un placer compartir unos vinitos

CarmenBéjar dijo...

No sabía que todavía se conservasen estos teatro de corte. Más bien siempre imaginé que las representaciones teatrales y musicales se celebraban en los grandes salones de palacio o al aire libre, en los jardines.

Saludos

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Está muy bien esa recuperación. Ahora a darle el uso para el que esta hecho. Que lo disfrutéis. Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Carmen,

En los jardines de Aranjuez lo que se celebraban eran conciertos, algunos a bordo de barcas, lo que se conocía como la escuadra del Tajo, también los utilizaban para cazar:

http://misviajesconhistoria.blogspot.com/2008/09/farinelli-primer-ministro-de-cultura.html

Saludos

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

DLT... eso espero que se de un buen uso al edificio y que no solo haya servido para la foto del político de turno.

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Una gran noticia la rehabilitación y reconstrucción de este histórico espacio dedicado al teatro...aún así no es cierto que en época de los Austrias no existiesen estructuras estables dedicadas al arte teatral :), de hecho existía el famoso Coliseo del Palacio del Buen Retiro para el que se trajeron multitud de arquitectos italianos...te recomiendo el artículo "El Coliseo del Buen Retiro en el siglo XVII: teatro público y cortesano" de Mª Asunción Florez Asensio.

Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Gracias Carolus por la indicación... buscaré el artículo que me indicas...

Saludos,