miércoles, 11 de febrero de 2009

La tumba del apóstol Santiago

Tras recibir el Espíritu Santo en Pentecostés los apóstoles se repartieron por el mundo para predicar el Evangelio. Hasta Hispania, cruzando el Mediterráneo, las columnas de Hércules y bordeando la costa atlántica de la península Ibérica se dirigió Santiago el Mayor o Santiago el Zebedeo, dando lugar a la conversión de los hispanos. A su paso por Cesaraugusta (Zaragoza) se le aparece la Virgen para pedirle que vuelva a Jerusalén para estar presente en su muerte. Tras la dormición y asunción a los cielos de la Virgen María, Santiago es apresado por Herodes Agripa y ejecutado en Jerusalén. Tras el martirio los apóstoles recuperan su cadáver lo depositan en una barca de piedra la cual vuelve a repetir el periplo marítimo que el apóstol siguió en su viaje apostólico y sus restos son depositados en Galicia y se les pierde la pista hasta el año 813 en los que un ermitaño llamado Paio comenta al obispo de Iria Flavia que sobre un monte deshabitado ve merodear por las noches extrañas luces, excavan en la zona y aparece un cuerpo con la cabeza bajo el brazo, lo cual entronca con la historia de los viajes del apóstol.

¿Como se os ha quedado el cuerpo?

Ahora vamos analizar fríamente el asunto, los primeros datos sobre asentamientos cristianos en la península se ubican en el siglo I - II en la Tarraconense, y en Galicia no aparecen hasta el siglo III, lo cual no casa con la fecha del martirio de Santiago en el año 44 (según consta en el Nuevo Testamento en los Hechos de los Apóstoles). Por otro lado el relato de la barca de piedra, es en mi opinión, un relato tan mitológico y tan veraz como los que pueden aparecer en la Iliada, Odisea o cualquier otro mito.
La arqueología ha registrado en Compostela una necrópolis de origen céltico, y reutilizado por suevos, visigodos y musulmanes. Además al cuerpo venerado en Santiago no se le ha realizado ningún estudio científico y hay multitud de teorías al respecto, siendo la más extendida que el cuerpo podría tratarse del obispo gallego Prisciliano, que es el primer "hereje" ejecutado por la Iglesia en el siglo IV (me apunto a Prisciliano para una próxima entrada).
Solo queda analizar el contexto histórico del descubrimiento de la tumba. Estamos en el año 813 durante la época de mayor extensión del reino Astur, que por fin empieza a ganar terreno a los musulmanes llevando la frontera sur hasta el Duero, y hacia el este llega hasta los dominios peninsulares del reino Carolingio (Navarra, Huesca, Cataluña) lo que se conocía como la Marca Hispánica, es decir, el reino asturiano empieza a ser una seria amenaza para Al-andalus pero sigue siendo cualitativa y cuantitativamente más débil que el califato por lo que necesita buscarse aliados. Con el descubrimiento de la tumba, y la sanción papal, se inaugura la ruta jacobea desde Europa gracias a la vía que se abre a través del reino franco que ya enlaza con el Asturiano, esto hace que la defensa de esta ruta de peregrinación se convierta en objetivo común al occidente cristiano frente a la amenaza del Islam. Políticamente hablando una gran jugada por parte de Alfonso II.

4 comentarios:

El Bosque Olvidado dijo...

Ya me parecia a mi.
Habia leido cosas referentes a quien podia descansar realmente en la tumba del apostol.
Pero la verdad que fue genial.
Muy interesante tu texto.
Por cierto, enhorabuena por el premio que te ha concedido doña Jimena.

Un saludo

Diana de Méridor

Jimena de Nolasco dijo...

Muy buena información. La historia de Santiago Apostol si que la conocía y no me canso de leerla y documentarme, es sencillamente fascinante. Muy buenos datos.

Un saludo

Hispanus dijo...

Hola

Yo descubrí la historia de Santiago y Prisciliano, leyendo un libro de Matilde Asensi, titulado "Iacobus".

Te lo recomiendo a mí me gustó muchísimo.
De hecho, estoy pensando en leerlo de nuevo.

Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Hola Hispanus,

muchas gracias por el comentario y la recomendación. Anotado queda a mi agenda el libro.

Saludos,