martes, 28 de septiembre de 2010

El hundimiento del C3

La Armada Española contaba al comienzo de la contienda civil con un total del 12 submarinos, 6 de la clase C y otros 6 de la clase B, de estos últimos solo se podían contar como aptos para el servicio los dos más recientes, es decir, se contaba con un total de 8 naves operativas. Los submarinos de la clase C eran de construcción nacional bajo licencia de la Holland Boat.

El comienzo de la guerra sorprende al C-3 en su base de Cartagena, desde allí es enviado al estrecho para bloquear el tránsito de las tropas sublevadas, le acompañan el B-6, C-4 y C-6. 

El 20 de Julio los mandos de la flotilla son puestos bajo arresto por las tripulaciones al considerarlos simpatizantes del golpe de estado, siendo la del C-3 la primera en tomar esta medida. Esta acción, dejando a parte consideraciones políticas, supuso una merma en la capacidad operativa de los sumergibles debido a la falta de experiencia de los nuevos mandos.

Entre las misiones que llevó a cabo destacan la escolta a petroleros, el bloqueo del puerto de Ceuta y patrullas por el Cantábrico con el fin de localizar y hundir al Acorazado España y al Crucero Almirante Cervera. En Octubre de 1936 es destinado de nuevo al Mediterráneo.

Y así llegamos al 12 de diciembre de 1936 frente a las costas de Málaga, a eso de las 14:00 el C3 navegaba en superficie, en la torreta se encontraban el Comandante Arbona y el Capitán Agustín García Viñas, en la proa estaban los marineros Isidoro de la Orden y Asensio Lidón, que vaciaban los restos de la comida del día, caldo gallego y huevos fritos con tomate fue la última comida servida en el C-3.

A las 14:19, el C-3 se inclinó de proa y ligeramente caído a estribor, una llamarada y una nube blanca precedieron al hundimiento. 37 hombres se fueron al fondo con la nave, solo se salvaron el capitán García Viñas y los marineros de la Orden y Lidón. Tanto los supervivientes como los testigos de barcos cercanos coinciden más o menos en esta versión de los hechos y lo que resultó más extraño en esos momentos, nadie oyó ninguna explosión, ni vieron ninguna estela de torpedo o de periscopio, que pudiera indicar una acción bélica por parte de un enemigo.

Ese mismo día 12 a las 20:00, el gobierno de la República emite un primer comunicado oficial:

" Esta tarde, a las dos y media, a la altura de Málaga, fue torpedeado por un submarino, evidentemente extranjero, el submarino "C-3", afecto a la Flota Republicana. ...".

Posteriormente se envió a la zona al teniente de navío Remigio Verdiá, con el fin de elaborar un informe más detallado, en el cual se decía:

"...el barco se hundió de proa sin poder asegurar fuese a causa de una explosión por ser contradictorias las opiniones a este respecto. No se observó desde el exterior del buque columna de agua de suficiente altura que haga suponer el choque del submarino con una mina o el impacto de un torpedo...

Considero debe descartarse por completo la idea de que el buque ha sido torpedeado por las razones siguientes:
  1. No se observó columna de agua como la que produce un torpedo
  2. No se puede demostrar que la explosión fuera grande porque entonces todos los testigos de dentro y fuera del barco la hubieran claramente percibido.
  3. Ninguno de los que iban en el puente vieron estela ni periscopio.
  4. Ninguno de los pescadores de las proximidades la vieron tampoco.
  5. Sobre la cabeza de los náufragos no cayeron restos de explosión.
No pudo ser mina porque aparte de las razones 1,2 y 5, los rastreos que en días sucesivos se hicieron no acusaron la presencia de ninguna mina.

... el barco al irse a pique rápidamente e inclinado de proa tuvo que ser a causa de una entrada de agua muy rápida hacia esta parte del buque y esta entrada de agua no puede haber sido producida nada más que que por la apertura de una gran vía de agua en el casco resistente del buque, siempre producida por una explosión de origen interno.

Esta explosión ha tenido que ser en la cámara de aire del torpedo ... o bien algún artefacto de relativa pequeña potencia para que sus efectos no sean visibles desde el exterior y colocado por una mano criminal"

A pesar de esta investigación el gobierno de la República ya no cambió la primera versión original, y con la rápida caída de Málaga a manos de las tropas franquistas, se perdió el interés por el C-3 y no se volvió a investigar el suceso. 

El C-3 solo volvió a la actualidad cuando las tropas sublevadas trataron de hacer pasar a los submarinos italianos Archimede y Torricelli por el C-5 y el C-3, el C-5 había desaparecido unos días después que nuestro protagonista de hoy, esta maniobra del bando nacional no surtió efecto, debido entre otras cosas a las grandes diferencias estructurales que tenían los submarinos italianos con los españoles.

La cosa podría haberse quedado así sino fuera por dos puntos, el primero la desclasificación, tras la Guerra Mundial, de los papeles del Alto Mando Alemán en la que se describía la acción y el segundo el hallazgo de los restos del C-3 por parte de Antonio Checa abogado y buceador aficionado en 1996.

La hipótesis más plausible, y que daría explicación a todos los interrogantes es que el C-3 fue alcanzado por un torpedo lanzado por el U-34, el cual aunque no hizo explosión abrió una vía de agua suficiente como para hundir la nave.

Como nota curiosa, destacar, que como la armada franquista camufló un submarino italiano como el C-3 se dio la circunstancia que un barco hundido en 1936 fue "oficialmente" dado de baja del servicio en 1941, es decir, 5 años después de haber sido hundido.

El 18 de Noviembre de 1998, durante las maniobras "ALFEX-02", los buques participantes encabezados por el Portaeronaves Príncipe de Asturias abandonaron sus ejercicios para dirigirse a la ubicación del pecio del C-3 y rendir homenaje a los marinos que perecieron en el.


Fuentes: Wikipedia y www.memoriahistorica.org

19 comentarios:

Xibeliuss dijo...

Cierto, la hipótesis mas plausible parece la del torpedo sin explotar... quizás nunca lo sepamos con certeza.
Saludos, José Luis

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Xibeliuss
Hoy en día ya no hay nada que lleve a dudar de la implicación de los U-bootes alemanes en el suceso, las lagunas que parece que quedan son de índoles más técnicas, como que tipo de daños pudo sufrir para irse a pique tan rápido como se fue.

Duncan de Gross dijo...

Otro buen e interesante post.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Gracias Duncan... me alegra que te haya gustado...

Saludos,

◊ Dissortat en l'exili ◊ dijo...

¿Si fue el U-34, cómo no dejó ningún rastro de los nombrados más arriba en el informe del teniente Verdià?

Espero nos lo aclares en la 2ª parte.

¡Salud!

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Dissortat... la siguiente entrada ya no tratará del C-3 aunque seguirá sobre la guerra submarina en la Guerra Civil, la que viene tratará sobre los Submarinos Legionarios Italianos sobre los que tu me pusiste tras la pista en la anterior entrada...

Por lo que he leído de un resumen de un artículo de la revista de la Armada sobre el tema, la opción de un torpedo sin armar y que no llega a explotar, casa con los hechos y este punto no lo tuvo en cuenta el Teniente Verdiá. Un impacto así puede provocar una vía de agua y si además este impacto se da en las baterías del submarino se puede producir una pequeña explosión suficiente para desencadenar el naufragio.

Queda el interrogante de porque nadie vio la estala de dicho torpedo ... pero quizás esto pueda deberse, y esto es conjetura mía, a una falta de vigilancia y de rigor. Un ejemplo de esta falta de rigor es también el que nadie investigó el primer torpedo del U-34 que se estrelló contra la costa de Cartagena...

El Chouan Ibérico dijo...

Desconocía esta historia del C-3, pero a mi me llama mucho su paralelismo con el hundimiento del Acorazado España.

Según la República el buque fue atacado por la aviación republicana pero los pilotos afirmaron que sus bombas no tenían capacidad para hundir al acorazado, siendo la única posibilidad de hacerlo que una de las bombas se colara por la chimenea y llegara a las calderas cosas que no ocurrió porque el buque hubiera estallado.

Por su parte, algunos testigos, marineros del España aseguraron que vieron estelas de torpedo.

Curiosamente el acorazado España estaba persiguiendo a un buque británico que intentaba burlar el bloqueo de los puertos del cantábrico.

Se supone que el Acorazado España fue hundido por un submarino británico.

Salud y Amistad

Cayetano dijo...

Una historia curiosa sobre un episodio poco conocido de nuestra guerra. La guerra submarina se suele pasar por alto cuando hablamos de la guerra civil.
Posiblemente fue lo que comentas, un torpedo, porque aunque los huevos fritos con tomate son un plato fuerte, sobre todo si va acompañado de caldo gallego, no creo que la indigestión sea causa del hundimiento.
Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Amigo Chouan Ibérico desconocía lo del hundimiento del Acorazado España, pero no me extraña que fuera atacado por un submarino inglés... en la siguiente entrada aparecerá algún suceso parecido.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Coincido contigo Cayetano, no veo muy posible que un cuesco marinero abriera una vía de agua...

◊ Dissortat en l'exili ◊ dijo...

Explicación muy plausible, José Luis.

Gracias por tener en cuenta mi propuesta sobre los submarinos italianos.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Ha resultado muy interesante. Quizá una expedición submarina, que le echara un vistazo al casco del submarino, si se sabe donde está y no yace a mucha profundidad, aclararía el misterio. Aunque bien pensado, a lo mejor el coste económico no merezca la pena y resulte mucho mejor mantener la incógnita y el misterio, que a veces hacen la historia más interesante. Saludos.

CarmenBéjar dijo...

Menos mal que la cosa ha sido aclarada porque si no algunos afirmarían la existencia de otro Triángulo de las Bermudas en Málaga.

Saludos

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Desde la Terraza... esa expedición se hizo, tanto de forma privada como por parte de la propia Armada...

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Carmen... en Málaga existen triángulos como el de las Bermudas... como el que hay o hubo en Marbella y que engulló miles de millones sin que nadie le encontrara explicación... ;)

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX. GABACHORVM MARCHIO ET LIBERA ILUSTRATIONE ECCLESIA CARDINALIS dijo...

Amigo José Luis, un interesante y desconocido episodios de guerra submarina durante la contienda civil...como decias, la Guerra Civil fue un campo de pruebas para la IIGM...

Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Gracias Carolus... pues espero que la siguiente entrada te sea más interesante, ya que la participación de los sumergibles italianos fue más intensa y con mayores consecuencias que la alemana.

Cayetano dijo...

Ahora que hablas del C3, caigo en la cuenta de que tengo que llevar el mío a revisión. Jejeje.
En serio.
Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

prepara la tarjeta Cayetano... que uno nunca sabe que va a salir del taller...