jueves, 27 de agosto de 2009

El acoso a Azaña y a los dirigentes republicanos en el exilio

El gobierno de Franco a través de su Ministro de Asuntos Exteriores Serrano Suñer, reclamó a Francia entre Agosto y Diciembre de 1940 la extradición de 3617 dirigentes republicanos. Francia presionada por México, Colombia, Argentina y sobre todo los Estados Unidos no se mostró muy partidaria de las mismas, rechazando entre otras las de Largo Caballero, Tarradellas, Montseny y Portela Valladares. Ya que a pesar de encontrarse bajo tutela alemana, el gobierno de Vichy permitía cierta independencia al poder judicial.

La pieza más codiciada por Franco era Manuel Azaña, el cual se instaló primero en Pyla-sur-Mer, pero la victoria alemana comprometió su presencia en Francia. Tras rechazar la invitación de Negrín para embarcar hacia Inglaterra, Azaña se instaló en Montauban en la llamada "Francia Libre".

En esa delicada situación el azar quiso dar al presidente la ayuda de Luis Ignacio Rodríguez, ministro plenipotenciario de la embajada mexicana en Francia, que había llegado a Francia para negociar la salida de los refugiados españoles hacia tierras mexicanas, el embajador alertó de la llegada a Montauban de "agentes falangistas ... destacados de Madrid con miras de secuestrar al señor Azaña para obligarlo a comparecer ante los tribunales de Franco".

El embajador español Lequerica, se enteró a través de la Gestapo de la intención mexicana de trasladar a Azaña a Vichy, como paso previo a una evacuación definitiva. El 15 de septiembre de 1940 llegó a Montauban el embajador Rodríguez casi a la vez que los agentes franquistas capitaneados por un inspector llamado Urraca (el nombre le venía que ni pintado). Ese día se trasladó a Azaña al Hôtel Midi de Montauban, en donde Rodríquez había declarado 3 habitaciones del mismo como territorio de embajada, es decir, eran de facto territorio soberano de México.

El 29 de Septiembre se suicida el médico Felipe Gómez Pallete, amigo personal de Azaña, al cual el presidente había solicitado que le asistiera en su suicidio llegado el caso, el pobre médico se quitó la vida para no tener que cumplir con el encargo.

El 1 de Noviembre los franquistas planearon un último intento de hacerse con el presidente, pero a las 23:15 del 3 de Noviembre la muerte les arrebató la presa.

Aún hubo un último incidente al impedir el prefecto de la localidad que la bandera republicana cubriera el féretro. "Lo cubrirá con orgullo la bandera de México. Para nosotros será un privilegio; para los republicanos, una esperanza, y para ustedes una dolorosa lección" replicó el embajador Rodríguez.

Otros dirigentes si fueron apresados y fusilados, como los socialistas Teodomiro Menéndez, Francisco Cruz Salido y Julián Zugazagoitia, el presidente de la Generalitat Lluis Companys, el ministro anarquista Joan Peiró Belis, el alcalde de Bilbao Ernesto Ercoreca, ...

A modo de anécdota, para seguir con el tema de las banderas, cuando el embajador Luis Ignacio Rodríguez falleció en 1973 en México su féretro fue cubierto con la bandera tricolor de la República Española, como reconocimiento a su labor en pos de los exiliados y como prueba del cariño que siempre profesó a los españoles republicanos.

Fuente: La última gesta. Los republicanos que vencieron a Hitler (1939 - 1945) de Secundino Serrano

20 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Y digo yo, monsieur, pa qué quería Franco a los republicanos? Ese hombre nunca estaba conforme: cuando los tenía en casa, no los quería, y cuando los tenía fuera los reclamaba. Es que así no se puede.
Y el pobre medico! Mire que llegar al suicidio! Estabamos como en la epoca de Seneca y Nerón, que barbaridad.
Muy curiosas las anecdotas con las banderas, por cierto.

Buenas noches, monsieur

Bisous

Xibeliuss dijo...

¡Qué tiempos!

Juan dijo...

Excelente entrada, muy interesante el tema (por lo poco conocido) y muy bien documentada. Te contaré que un día asistí a ua conferencia del máximo especialista en Azaña: el eminente historiador Santos Juliá, que imagino conocerás. Fue una conferencia memorable. Llegado el turno de preguntas le saqué este tema del que algo sospechaba. Su respuesta fue que, en efecto, hubo intentos de secuestro, al igual que Zugazagoitia o Companys, ambos entregados por la Gestapo y fusilados en España, tras sendas humillaciones, sobre todo en el caso de Companys en el tristemente famoso edificio de la DGS madrileña, hoy Casa de Correos o Comunidad de Madrid, en plena Puerta del Sol, donde se dan las campanadas de Nochevieja.
Me precisó algo curioso: Azaña no corrió la misma suerte de los citados anteriormente porque Montauban está al sur de Francia, y esa República e Vichy gozaba de "independencia" respecto de la Gestapo en ese año 40. Zugaza o Companys estaban en París. El territorio de Vichy fue ocupado por la Wermacht en 1942, ante inminentes intentos de desembarco aliado. Recuerdo como le recordé esos hombres que no tuvieron tanta suerte, especialmente un caso qe admiro, como es el de la valentía de Companys, y se me olvidó al socialista y ex peneuvista Zugazagoitia. Don Santos me lo recordó enseguida.
México se portó con aquellos desolados republicanos de primera. NO así el gobierno de centro izquierda de la preguerra, con aquellos campos de concentración en Argeles su Mer, como a los perros trataron a los exiliados republicanos. Caramba con la "grandeur", esos que luego se rindieron cobardemente a los alemanes, en contraste con esos desarrapados y harapientos que luego liberaron París los primeros, aquellos españoles de la División Leclerq.
P.D. El carlista sigue al acecho y te sigue citando.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Querida Dama... los quería para fusilarlos, y hay que decir en descargo de Azaña, Companys, Largo Caballero, etc, etc, que no hicieron como otros dirigentes que se preocuparon de salvar el culo dejando a su gente tirada en los campos de prisioneros franceses, campos que en algunos casos poco se diferenciaban en el trato que se daba en los nazis, exceptuando las cámaras de gas... claro.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Juan me alegro que te haya gustado... te recomiendo el libro, si lo encuentras por que yo lo compré en el English Cut, en el cajón de pares sueltos.

En cuanto al carlista... "ladran luego caminamos"...

Cayetano dijo...

Luego tienen estos fascistas, y lo digo en sentido amplio para que tome nota quien corresponda, la desvergüenza de ir de patriotas,cristianos y buenas personas, cuando todo lo que hicieron en España fue perseguir a los enemigos políticos para aniquilarlos. Azaña tal vez se libró por su propia muerte. No tuvieron la misma suerte otros exiliados ni muchos que se quedaron y les dieron el "paseo" sin juicio ni nada parecido.
Cuando en nombre de Dios y de la Patria la gente se dedica al asesinato masivo, estamos ante un fanatismo integrista donde todos son los enemigos salvo los de mi bando. No creo que dios exista, pero si existiera estos salvajes no serán recompensados en la otra vida.

La Dame Masquée dijo...

Ya se, monsieur, era pura ironia. Ya se para que los queria en realidad. Mi pobre abuelo consideraba que él había tenido mucha suerte en su juventud, porque solo le tocaron 8 años de carcel, mientras lo normal era que te fusilaran. Aquello debia de ser gloria pura.

Llega el fin de semana, monsieur, disfrutetelo.

Bisous

Juan dijo...

Buff ahora empiezo el curso y tendré menos tiempo y seleccionar lecturas pero, desde luego, tengo que leer a Serrano, especialista en el maquis y en los años de inmediata postguerra tras 1939 hasta 1950.
Saludos José Luís.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Cayetano... totalmente de acuerdo los que salieron lo pasaron fatal, y los que se quedaron peor.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Querida Dama,

Mis abuelos también gozaron de la hospitalidad del glorioso movimiento nazional en Africa. Y uno de mis bisabuelos fue condenado a muerte, conmutado posteriormente a 20 años y salió al cabo de 12... siento no haberte cogido la ironía... aún tengo la neurona en estado letárgico...

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Xibelius... tiempos que esperemos que no vuelvan...

La Dame Masquée dijo...

Caramba, monsieur, a su bisabuelo le robaron aun mas años de vida. Y lo peor es que las desdichas no terminaban con la carcel, sino que despues se les ponian las cosas muy dificiles: mi abuelo era maestro pero ya nunca pudo volver a ejercer su profesion. En esas condiciones, era doblemente complicado salir adelante, y la verdad que tenía que ser un acto heroico el simple hecho de superar el día a día.

Mire, me ha hecho ilusion lo de Kirk Douglas. A ver si me agencio la pelicula.

Bisous

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

El cuerpo de maestros fue uno donde más se cebó la represión. Durante la República se hizo mucho hincapié en la formación y la educación, la Asociación de Libre Enseñanza, las misiones culturales , etc, etc... por lo que cuando llegó el franquismo se lo hicienron pagar, ya que si algo quiere un dictador es un pueblo incapaz de pensar por si mismo, es decir, lo más ignorante posible.
Mi bisabuelo era agricultor, y luego pudo seguir trabajando, mis abuelos uno era panadero y también pudo seguir, pero el otro lo tuvo peor pero al final entró en RENFE gracias al padre de un amigo suyo que era camisa vieja, y es que lo de mi abuelo era peculiar, su pandilla de amigos eran todos de derechas menos él, pero eso no fue obstáculo para ser amigos antes y después de la guerra... gracias a eso se salvó de algo peor...

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

En cuanto a la peli, recuerdo la escena con Polifemo y a Kirk Douglas gritándo ¡vino para polifemo!

carmencmbejar dijo...

Hrridas que un día se abrieron y aún, y a pesar de la Transición, vuelven a reabrirse una y otra vez. Los jóvenes de ahora, al menos hablo de los de mi generación, no entendemos aquéllas cosas. Gustamos de estudiarlas, de conocerlas, pero no comprendemos por qué siguen vivas las dos Españas. No quiero con ello decir que se olvide lo que pasó, ni mucho menos, pero sí que nademos de una vez por todas en la concordia.

Saludos

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Carmen,

Las dos españas surgen con Fernando VII, desde comienzos del XIX estamos dándonos garrotazos como retratara Goya y la Guerra Civil fue el episodio más sangriento, creo que al final esta herida cerrará. Una vez oí a un historiador decir que las heridas no cerraran hasta que hallan muerto dos generaciones posteriores a la Guerra Civil, por lo que yo tengo la esperanza que para mi hijo todo esto no sea más que una lección más de historia.

un saludo y gracias por el comentario... :)

Anónimo dijo...

A José Luis de la Mata Sacristán, gracias por tu publicación, llevaba mucho tiempo buscando algo relacionado con mi tío abuelo, Felipe Gómez-Pallete, aparte de un libro que me vendieron en el Ex Hotel Du Midi de Montauban. Si sabe algo más sobre él sería un placer hablar con usted. Gracias de todo corazón. Jaime Enciso Gómez-Pallete.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Jaime,
lo único que tengo sobre su tío abuelo es lo que viene en el libro de Secundino Serrano que cito como fuente de la entrada, en el viene la carta de suicidio que escribió para el embajador Rodríguez (si no la tiene y quiere que se la transcriba me lo puede solicitar por mail a jldelamata@gmail.com). No obstante a raíz de su comentario he buscado en las hemerotecas digitales del diario ABC y de la Vanguardia y aparecen varias citas, pero ignoro si todas son de su familiar:

http://hemeroteca.abc.es/
http://www.lavanguardia.es/hemeroteca/

También puede probar suerte en la hemeroteca del ministerio de Cultura, yo no he encontrado nada, pero es que tiene un motor de búsqueda que me exaspera:

http://prensahistorica.mcu.es/

Espero haberle servido de ayuda, comentarios como el suyo hacen que me sienta orgulloso de este blog,

Si necesita algo más o cree que pueda ayudarlo de alguna manera no tiene nada más que comunicármelo (tiene mi mail)

Un abrazo y suerte en su búsqueda

Anónimo dijo...

Como Mexicano me recorren las lagrimas al saber que alguna vez mi patria Sirvio para que Españoles, Argentinos, Chilenos etc salvaran el pellejo inclusive Canadienses (menonitas)gringos
Mormones, confederados y desertores de la Guerra de Vietnan encontraran un refugio en mi pais, para que ahora al tratar de buscar un refugio de la guerra que hay en contra de los carteles de las drogas y esto aunado ala influenza nos asoten la puerta en nuestra propia nariz

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Anónimo amigo mexicano,
La memoria de los pueblos es a veces muy vaga. Es por ello que cada uno de nosotros ha de tratar de mantener el recuerdo de lo que fuimos vivo. Y es de bien nacidos ser agradecidos, por tanto es deber de todo el mundo ayudar en la lucha contra la droga, una lacra que nos afecta a todos.

Un abrazo.