martes, 30 de septiembre de 2008

Origen de las arras y las alianzas de boda

Este pasado fin de semana volví a ir de boda y durante la ceremonia me pregunté sobre el origen de dos de los símbolos que aparecen, las arras y las alianzas:

Las arras:


Actualmente el intercambio de las arras es una representación de los bienes materiales a compartir por el nuevo matrimonio (no se si se hará cuando el matrimonio es en régimen de separación de bienes). Pero esto no era así en la antigüedad ya que entonces las arras era una garantía sobre una obligación aceptada o convenida, y tiene una procedencia oriental que fue aceptada por el derecho romano para reforzar en convenio entre los esposos, de tal manera que quien incumplía el acuerdo perdía las arras.
A lo largo de la historia la legislación española fue poniendo coto al valor máximo que se podía intercambian en concepto de arras, así lo marca un documento de 1530 donde se indica que el valor de dichas arras no podía sobrepasar los 500 sueldos. También los distintos fueros municipales condicionan dichas arras las cuales se pueden entregar también en ganado y terrenos.
Durante la Edad Moderna la figura de las arras se va desfigurando al respecto de su origen hasta terminar en la simbología actual.

Las alianzas:



Aunque su origen y significado está lleno de grandes discusiones, se asegura que el intercambio de anillos entre los novios comenzó en Egipto 2.000 años AC para quienes la forma circular del anillo representaba el infinito, una forma sin principio ni fin, como el amor.

Los griegos adoptaron esta costumbre pero además pensaban que en el dedo anular existía una vena que llegaba directamente al corazón (vena del amor), por lo que pensaron que era el lugar ideal para colocar el anillo matrimonial y por eso se luce la alianza en el dedo anular derecho, de hecho este dedo era llamado también por este motivo el dedo sanador y era el usado por los médicos para mezclar los medicamentos, pero esta elección del dedo varía en función de cada pueblo, así los antiguos hebreos colocaban el anillo nupcial en el índice y en la India en el pulgar.

Los romanos fueron quienes hicieron que esta tradición llegara hasta nuestros días, aunque ellos utilizaban el “método trinitario” que consistía en meter el anillo en cada dedo diciendo “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” hasta dejarlo en el anular.

También se les has atribuido connotaciones sexuales, ya que el acto de colocar el anillo a la novia se consideraba una representación de la penetración de la mujer virgen.

En la actualidad, las alianzas se han convertido en el símbolo por excelencia del matrimonio, un recordatorio de la promesa de amor "eterno" que hace la pareja el día de su boda.

2 comentarios:

luli dijo...

MUY BUENA INFORMACION! ME GUSTARIA SABER, EN QUE ORDEN VA EL CINTILLO Y LA ALIANZA EN EL TIEMPO DE COMPROMISO?

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Hola Luli,

no se a que te refieres con el cintillo. En cuanto a la alianza en tiempo de compromiso, por lo que sé, es una costumbre más propia del mundo anglosajón, y el anillo de compromiso es distinto a la alianza que se usa en la ceremonia de la boda propiamente dicha.

Un saludo,

José Luis de la Mata