jueves, 17 de diciembre de 2009

Mitos Navideños IV. Los Reyes Magos


Acercándonos como nos acercamos a las fiestas navideñas, voy a continuar la serie de Mitos Navideños que comencé el año pasado. Si te los perdiste pincha aquí, aquí y aquí.


El episodio del nacimiento de Jesús es tratado en el Nuevo Testamento por los evangelios de Mateo y Lucas, sin embargo ambas narraciones no son paralelas y lo que narra uno no lo refleja el otro y viceversa.


El pasaje al que se dedica esta entrada aparece en el evangelio de Mateo, donde entre las varias situaciones extraordinarias que narra nos encontramos con:


  • Mateo 2.1 "Nacido, pues, Jesús en Belén de Judá en los días del rey Herodes llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos"


Una vez que los magos llegaron a Jerusalén solo hicieron una pregunta, y tuvo que ser precisamente ante el rey Herodes:


  • Mateo 2.2 "...¿Donde está el rey de los judíos que acaba de nacer?.."


Buscaban al Mesías, algo que a Herodes no iba a hacerle demasiada gracia.


Pero detengámonos en un primer detalle revelador, Mateo habla de “magos”, palabra que es una traducción literal del griego “magoi”, la cual deriva de “magu”, y magu es el nombre que se les daba a los sacerdotes persas del culto zoroástrico.


En la antigüedad los sacerdotes eran los depositarios de conocimientos especiales, ya que no solo eran los encargados de interceder, apelar y propiciar a los dioses, sino que además se dedicaban al estudio de los cuerpos celestes, por lo que además eran unos expertos astrólogos, invariablemente esta ocupación les llevaba a tener sólidos conocimientos astronómicos.


Durante el Exilio judío en Babilonia, estos aprendieron de los sacerdotes locales, de tal forma que, por ejemplo, en el libro de Daniel se utiliza el gentilicio “caldeo” como sinónimo de “mago”.


La presencia de los tres magos en el evangelio es muy corta, llegaron, dejaron sus regalos y se marcharon:


  • Mateo 2.9 "... la estrella que habían visto en Oriente les precedía, hasta que vino a pararse encima del lugar donde estaba el niño."


La asociación entre el lugar y la estrella hace que a esta se la conozca como la Estrella de Belén, de la que trataré en la siguiente entrada.


Tras la adoración los magos son advertidos en un sueño (medio favorito de Dios de comunicarse con los hombres en el evangelio de Mateo) y se marcharon sin informar a Herodes.


Aunque, como decía, su protagonismo en el Nuevo Testamento es breve, su leyenda sin embargo es mucho más grande, tanto que la tradición popular transformó a los magos en reyes, punto importante de contradicción con el evangelio, los dotó de nombre Melchor, Gaspar y Baltasar, algo que Mateo no se había tomado la molestia de hacer y además les cambió las nacionalidades, ya que si el evangelista sugiere una procedencia babilónica, nuestra tradición los ha convertido en una representación de los 3 continentes conocidos en la época de Jesús Europa, Asia y África, de ahí el color de sus pieles y las diferencias en los ropajes con los que se los representa. Pero no acaban aquí sus peripecias legendarias, ya que según otra leyenda medieval sus cuerpos fueron buscados por orden de la madre de Constantino el Grande, Elena, y llevados a Constantinopla, desde donde fueron trasladados a Milán y de ahí a la Catedral de Colonia en Alemania, donde son venerados en la actualidad y conocidos como los Tres Reyes de Colonia.

Fuente: Guía del Nuevo Testamento de Isaac Asimov


20 comentarios:

Cayetano dijo...

Me imagino que algo hubo de cierto en la historia: unos sacerdotes o sabios o astrónomos que se acercarían por Belén, ¿quién sabe para qué? Acaso siguiendo la estela de un cometa (¿Halley, tal vez?) y luego, la imaginación popular, la leyenda y la necesidad de dotar al cristianismo de un arranque fuerte y sonado: rendir homenaje unos sabios procedentes de oriente al recién nacido, hizo el resto. Lo demás es celebración, tradición y costumbre que se repite cada año. Por cierto, ya sabes que si no has sido bueno este año, los Reyes te traerán carbón, que tampoco es mal regalo para pasar el invierno. Jejeje.
Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Cayetano,
Puede ser que unos sacerdotes babilónicos se entrevistaran con Herodes y le contaran que estaban estudiando un suceso astronómico y de esa conversación pudo salir lo que podría tratarse de una señal del cielo anunciando el nacimiento de un Mesias... ... ... y más ... en este ámbito nos movemos en las arenas movedizas que median entre la fe, la tradición y la historia y creo que no se podrá nunca contentar a las 3 a la vez...

En cuanto al Halley... como dirían en la tele... estén atentos a este blog que de la Estrella irá la siguiente entrada....

La Dame Masquée dijo...

Si, sabia que estaban ahi en Colonia porque estuve por alli. Lo que no entiendo es que si eran tan listos,como fueron a preguntarle nada a Herodes precisamente, hombre, si ademas total ya tenian una estrella que les iba señalando con el dedito? Tambien fue punteria.

Feliz dia, monsieur

Bisous

Sila dijo...

Vaya. Me paso unos dias atareado sin bloguear por aqui y descubro un monton de posts. Tendre que ponerme a ello.

Un saludo y Feliz Navidad

Bragi dijo...

Lo extraño es que, según tengo entendido, el tema de los tres magos sólo aparece en el evangelio de Mateo. Además los pasajes en torno a la infancia de Jesús son bastante contradictorios en unos texto de los cuales, recordemos, que probablemente estos documentos (me refiero al evangelio de Mateo)se escribieron muchos años despues de la muerte de Jesús de Nazaret (concretamente en el de Mateo se baraja que pudiera escribirse entre el 70- 100 d.C. aunque este tema esta en discusión)por lo que la veracidad del acontecimiento es dudosa. Yo, personalmente, apostaría que este elemento es una construcción literaria destinada a reforzar la identidad de Jesús como Mesías prometido.
1 saludo José Luis!!

José Luis de la Mata Sacristán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Bragi,

La uniformidad de los 4 evangelios en conjunto no existe, el algunos hay omisiones de bulto, como en el de Juan que no aparece la institución de la eucaristía. Y en lo referente al nacimiento solo lo tratan Mateo y Lucas y las versiones que dan son distintas, en uno aparece la huida a Egipto, en el otro no, uno habla del censo el otro no, etc,...

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Sila,

Estaré atento a tus comentarios.... que como siempre serán bien recibidos.

y Feliz Navidad también!!!

Xibeliuss dijo...

Creo que fue Pepe Rodríguez quien dijo en uno de sus libros que si un policia tuviese que reconstruir episodios de la vida de Jesús basándose en los testimonios dejados en los evangelios se volvería tarumba. Dices bien: arenas movedizas.
Un saludo

Nikkita dijo...

La entrada, como siempre, interesantisima. Como bien dices, arenas movedizas entrar en este tema, pero espero tu siguiente entrada, la de la estrella. Realidad o ficción, me quedo con la tradición de los Reyes Magos, siempre dan un toque de magia, sobre todo cuando hay niños que lo viven.
Un abrazo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Xibeliuss, no solo un policía se volvería tarumba seguramente un juez no admitiera sus testimonios como prueba...

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Nikkita,

la verdad es que las leyendas son casi todas muy bonitas, sobre todo las que tienen a los niños como finalidad.

Saludos

Miguelo 87 dijo...

Es interesante el tema de los reyes magos, en el sentido de que te pone a investigar un poco sobre la procedencia, ya que el Evangelio de san Mateo poco y nada dice de ellos.

yo soy de la idea de que la estrella, ni era estrella ni cometa ni cualquier astro conocido, probablemente trate de decir algun astro milagroso, pero en fin...

¡Feliz Navidad!

Arturo Gómez dijo...

Hola José Luis. Muy interesante tu blog, y muy buena la entrada. Me permití difundirlo por AMAUTACUNA.

Saludos desde Lima.

Arturo

CarmenBéjar dijo...

Los vacíos de la Historia son rellenados por las leyendas e invenciones populares. Tengo un amigo que siempre me dice que son tan bonitos relatos basados en la documentación como las narraciones surgidas a lo largo del tiempo, aquneu éstas no sean ciertas. En este caso, la opinión de mi amigo viene al pelo.

El que los magos fuesen sacerdotes zoroástricos es muy sugerente, porque la religión babilónica, en muchos aspectos, como el concepto del bien y el mal y el único dios, se parece a la cristiana.

Un beso

UnConquenseMás dijo...

Muy buena entrada. La verdad es que lo de los reyes magos es curioso, porque realmente, no eran ni reyes, ni magos ni iban en camello. Mateo en su evangelio habla de magos, pero no cita número. Otro dato es que Baltasar, por ejemplo, no aparece hasta el S. VI, y es en el siglo XVI cuando lo convierten en negro, Veciserae, Melchor y Gazaspa, Venían de Arabia, Persia y la India, y es curioso que quien venía de la India era Gaspar, que es el que se representa como más "blanco" y sin embargo, quien cogió luego la imagen africana era el que teóricamente venía de Arabia. Los primeros datos se saben más que por documentos, por cuadros, en los cuales, Baltasar de repente, se convierte en un negro.Y dado que todos vienen de Oriente, aparece la imposibilidad de que fuera negro, otro de los mitos navideños.Bueno, respecto al número, tampoco hay concierto entre los historiadores ni evangelios, pues se cifran en un intervalo tan amplio ( de 2 a 33) que genera muchas dudas, y no es hasta el Papa León, futuro Santo, cuando se fija definitivamente en 3. En fin, muchos cabos sueltos que hacen esta gran tradición aún mas interesante si cabe. Una gran entrada Jose Luis.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Miguelo,

Lo cierto es que los evangelios tienen muchas lagunas. El que tiene fe las rellena de una forma y el que no de otras... en cuanto a la estrella, en la próxima entrada hablaré de ella.

Un saludo,

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Arturo,

Muchas gracias por tu comentario y muchas gracias por citarme en tu blog.

Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Carmen,

cuando el límite entre leyenda e historia no está claro, si la leyenda es más bella ¿por que no quedarnos con ella?

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Paisano....

Que decirte... tu comentario es una segunda parte de mi entrada... es un honor contar con comentarios así, enhorabuena...