viernes, 30 de octubre de 2009

El día de Todos los Santos y Halloween

En estos días nuestros niños preparan sus disfraces para la fiesta de Halloween, ignorando la mayoría de ellos que lo que se celebra realmente es la festividad de Todos los Santos. Normalmente achacamos la confusión a las modas norteamericanas, que por vena nos inyecta la televisión y el cine de Hollywood. Pero la fusión de ambas festividades tiene un origen mucho más antiguo. Vamos a ver el origen de uno y de otro.

El Día de todos los Santos, o Tosantos como se dice en algún lugar. Viene de cuando la iglesia primitiva adoptó la costumbre de conmemorar a los mártires en el aniversario de su martirio. Pero en aquellas épocas de persecuciones, sobre todo en la época de Diocleciano, los martirios solían ocurrir en grupo, por lo que sus conmemoraciones eran también comunes. Cuando el número de mártires fue demasiado grande, la Iglesia decidió unificarlos todos en un único día, si bien en este día solo se honraba a los mártires y a San Juan Bautista, estamos hablando del año 373. La fecha del 1 de Noviembre se instauró por Gregorio IV en el siglo IX para todos los Santos, y en el XV Sixto IV añadió a la liturgia la vigilia del día 1, es decir el 31 de Octubre, la cual coincidía con una festividad pagana celta conocida como Samhain. En inglés esta vigilia se llama All's hallows Eve, en castellano Víspera de Todos los Santos, y la contracción inglesa derivó en el Halloween.

Festividad Celta de Samhain. En el mundo celta el año nuevo se celebraba con el fin de la recolección de las cosechas, la primera estación del nuevo año era conocida como la estación oscura, en los actuales meses de Octubre - Noviembre. En esas fechas los celtas creían que los antepasados difuntos podían abandonar su mundo ultraterreno para reunirse de nuevo con sus parientes vivos, y estos tenían por costumbre dejar en las puertas de sus casas alimentos para así tenerlos contentos y alejar a los difuntos de sus hogares, además fabricaban luminarias vaciando, al principio nabos, y posteriormente calabazas. Es decir, con Halloween tenemos un suceso parecido a la Navidad, una cristianización de una celebración pagana.

En España Rafael López Loureiro de Cedeira ( La Coruña) recoge en su libro "Calaveiras de melón" diversas tradiciones gallegas, del norte de Cáceres e incluso de Madrid que parecen entroncar con esta tradición celta, como la de hacer máscaras con calabazas secas.

La festividad e Halloween fue importada a los EE.UU por los emigrantes irlandeses de finales del XIX y principios del XX donde se convirtió en la festividad comercial que es hoy en día y que nuestros niños celebran tal cual ven en sus series de televisión. Yo personalmente sigo prefiriendo nuestros huesos de santo y buñuelos a los disfraces de brujas.

Fuente: Wikipedia

16 comentarios:

Cayetano dijo...

Saludos, José Luis.
No me hace ninguna gracia que los americanos nos impongan su cultura o sus costumbres. Bastante daño han hecho ya con la comida basura de los Mc Donalds y demás, que se están cargando tradicionales establecimientos españoles que se dedicaban al tapeo nacional. Ya se sabe: nueva clientela de chicos con dinero que demandan porquería barata con kepchut.
Halloween es otra moda estúpida importada de los yanquis, aunque como tú comentas tenga raíces celtas.
A pesar de todo, gustos personales aparte, reivindico el derecho de la gente a la celebración de los ritos paganos, a recuperar la calle sin que la religión meta sus narices y se apropie como se apropió aquí del rito de la primavera, inicio del año nuevo agrícola para muchas culturas ancestrales.
Porque una cosa es la tradición y otra que la religión se apropie de las fiestas o celebraciones paganas.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Coincido contigo Cayetano, en que la importación de estas costumbres no son buenas, en tanto en cuanto suponen la pérdida de las propias. Algo similar a lo que ocurre con las especies animales foráneas que acaban con las autóctonas.
En cuanto a las fiestas paganas, estas eran fiestas religiosas, y su cristianización pues bueno... supone en la mayoría de los casos la pérdida de su esencia original, aunque hay que reconocer que esta "conversión" fue la única forma de poder mantenerlas.
Pero en nuestros días opino como tu que la religión sigue teniendo un espacio público que creo no le corresponde. Es un tema delicado ya que esto, por ejemplo, ¿nos lleva a prohibir las procesiones de Semana Santa? yo creo que se puede llegar a un ten con ten.

La Dame Masquée dijo...

A mi me gusta esa fiesta, monsieur. Pienso que el dia sería demasiado angustioso si no le quitaramos hierro de algun modo. No se, a mi eso de regodearse en el dolor y en la muerte como que no me va mucho, y prefiero desdramatizar un poco.
Y no se por que dicen que la fiesta es americana, si en realidad la llevaron alli los europeos, porque lo cierto es que es celta, y que aqui hubo celtas.
No se, de todos modos yo no les pido el pasaporte a las fiestas. Me gustan todas, y no tengo ninguna prevencion contra "cosas que vienen de fuera". Al final un pais se hace siempre a base que en determinado siglo vinieron de fuera. O acaso fuimos siempre godos, o siempre romanos, o siempre arabes? Somos una amalgama que se ha ido formando y continuará formandose, amasando culturas y tradiciones diferentes.

Feliz fin de semana, monsieur

Bisous

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Dama, el problema es la comercialización y el mercantilismo de las celebraciones, lo mismo que con Navidad o San Valentín. Lo que pretendo "denunciar" es que los niños de ahora se conocen al dedillo Halloween pero ignoran que lo que se conmemora es otra cosa. Esta entrada ha venido por que mi novia que es maestra, se encontró con que ningún niño de 3º sabía lo del día de Todos los Santos.

Manuel dijo...

Hola Jose Luis:
Razón tiene en lo del mercatilismo de la fiesta. Más sin embargo, forma parte de una tradición bien sea adquirida o propia. Como comenta, el Halloween tiene origen celta y en la peninsula los hubo, luego no es tan foránea (quizás lo sea la concepción actual, porque los americanos le sacan partido a todo). Igual la fiesta de los Santos, quizás más latina por la profesión de la fe católica.
Sin embargo los niños conocen al dedillo Halloween porque lo imparten en las escuelas. No así con la fiesta de todos los santos.

En México, debido a su tradición Azteca, el lunes próximo conmemoran la fiesta de los difuntos, en un rito más o mneos similar al Celta.

Saludos

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Hola Manuel,

Creo que me he explicado mal... no me parece mal adoptar nuevas costumbres, lo que me parece mal es que esa adopción sea a costa de las otras propias, y con lo que tampoco estoy de acuerdo es con las formas. Lo de México para estos días es toda una fiesta y sus imágenes recorren el mundo.

Xibeliuss dijo...

¡Y el 2 de noviembre es el día de los difuntos, que se suele olvidar! Coincido con Madame: la historia es mezcla de culturas; pero también con Cayetano, aunque más que una moda estúpida lo considero un negocio.
En el mundo rural, Shamaín parece una festividad más lógica: fin de un ciclo, principio de otro.
Disfrutemos, si nos apetece, las fiestas vengan de donde vengan.
Saludos.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Cierto... el 2 es el día de difuntos!!! y creo que casi todos estamos de acuerdo en la mercantilización... las fiestas tradicionales, casi todas, están relacionadas de una forma o de otra con los ciclos agrícolas y/o astronómicos, la navidad, la semana santa, San Juan, las innumerables fiestas para la virgen de Agosto.... coincidiendo con el tradicional fin de la siega, o en septiembre como previa a la vendimia, etc, etc....

Incluso para un sin dios como yo, recuerdo una noche de difuntos que me tocó trabajar, estaba yo solo en toda la planta de oficinas y anduve toda la noche con cierta inquietud....

carmencmbejar dijo...

En este caso pasa como el caso de la sustitución de los entrañables Reyes Magos por el gordo Papa Noel. ¿Para qué queremos a Santa Claus si ya tenemos a los Reyes Magos? Porque podríamos alegar que Papá Noel es menos cristiano que los magos (lo digo por esa fobia que tenemos a algunas tradiciones cristianas), pero teniendo en cuenta de que su figura procede de la de San Nicolás=Santa Claus=Papá Noel, entonces no entiendo nada.

El caso de Todos los Santos es igual: fuera las tradiciones de nuestros abuelos, vivan las fiestas importadas de fuera, porque son más modernas, menos caducas. Así somos más guays y más snob. Y el problema es que inculcamos a los niños desde pequeños comprar, comprar y comprar disfraces, maquillajes, etc.

Un saludo

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Carmen, coincidimos y parece que todos estamos de acuerdo en que esto está montado como un negocio, y que además los niños de ahora ignoran las tradiciones nuestras. Yo creo que los peques pueden divertirse con Halloween pero que además han de conocer que es lo que se ha hecho aquí.

En cuanto a Santa Claus, San Nicolas... en Bélgica lo tradicional es que aparezca vestido de obispo y según su tradición no viene de Laponia sino de España....

Nikkita dijo...

Hola Jose Luis, no sabia el origen de la palabra Halloween. La verdad es que ya lo tenéis casi todo dicho, yo también pienso que la historia se forma a partir de una mezcla de culturas sin las que muchas tradiciones no existirían, y hoy día, casi todas las fiestas son más comerciales que otra cosa. Cierto es que la mayoría de los niños no saben que el día 1 es el día de todos los santos, ni que el día 2 es el de los difuntos, pero hay adultos que tampoco lo saben.
Que tengas buen fin de semana

Juan dijo...

La verdad que a mí me pasa como a Cayetano: tampoco me gusta el coñazo de la fiesta yankee.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Nikkita, es triste pero cierto una vez oí a Pedro Ruiz decir que España no era una colonia americana sino que eramos ya un barrio de Chicago... y camino de eso vamos. Es cierto que en un mundo global como el actual el adoptar nuevas tradiciones es mucho más fácil, lo malo de eso es llegar a la uniformidad global... yo creo que no hay que rechazar por sistema todo lo que venga de fuera.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Juan... coñazo por que no tienes 12 años... jejeje a mi me pasa un poco igual que a vosotros, la moda del Halloween me ha pillado ya mayor...

José Luis Ibáñez dijo...

Buen debate. Creo que no debemos acusar a los norteamericanos por la extensión de sus costumbres y asumir la cuota de responsabilidad que nos toca a cada uno cuando preferimos una fiesta sobre otra. De todos modos siempre hay combinaciones. Yo vivo en Cataluña y este 31 los niños de mi pueblo celebraron la "castañada" típica y luego el Halloween de marras. Algo que lanzo para meditar es lo poco "infantiles" que resultan muchas de nuestras fiestas tradicionales, con la Semana Santa en cabeza (méritos artísticos aparte).

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Tocayo Ibañez... lo que indicas es lo que hay que intentar lograr, que todo tenga cabida.

un saludo